Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El gobierno de Estados Unidos ha imputado a personas inocentes con delitos fabricados de terrorismo después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, reveló la cadena CNN al citar un informe de derechos humanos.

Según el reporte, el Departamento de Justicia y el Buró Federal de Investigaciones (FBI) han dirigido abusivas operaciones encubiertas contra musulmanes estadounidenses basándose en razones de identidad religiosa y étnica. Para ello actuaron sobre individuos que no parecían tener ninguna implicación en complots terroristas cuando el Gobierno comenzó a investigarlos.

No pocos de los más de 500 casos relacionados con delitos de terrorismo procesados en los tribunales federales desde los ataques en Nueva York y Washington han alienado a las comunidades con las cuales el gobierno dice querer trabajar para prevenir el terrorismo, insistió el documento.

La investigación de 214 páginas Justicia manipulada: violaciones de los derechos humanos en el procesamiento de casos de terrorismo en Estados Unidos examinó 27 casos federales de terrorismo desde su inicio hasta la sentencia, así como las condiciones de reclusión posteriores a la condena.

El informe, del Human Rights Watch y el Instituto de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Columbia, documenta el significativo costo humano de algunas prácticas antiterroristas, como operaciones encubiertas excesivamente agresivas y condiciones de detención innecesariamente restrictivas.

La pesquisa, que se basó en que se basó en más de 215 entrevistas con acusados, familiares, abogados, jueces, fiscales y otros expertos, arrojó que el FBI persiguió a ciudadanos particularmente vulnerables, incluyendo aquellos con discapacidades intelectuales y mentales, y hasta a indigentes.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas