Internacionales

Brasilia, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó de lamentable e inadmisible la carta enviada por el Banco Santander a sus clientes, en la que considera una amenaza la reelección de la mandataria en los próximos comicios.

Se trató de algo deplorable, el Santander pidió disculpas, pero eso fue bastante protocolar, afirmó Rousseff, en declaraciones a varios medios de prensa nacionales en el Palacio de Planalto.

Tras descartar precisar si llevará el caso a la justicia, subrayó que va a conversar primero y tendrá una actitud bastante clara con relación al banco, pues un país no debe aceptar una interferencia de una institución financiera de ningún nivel.

«Es inadmisible, lamentable, no solo para mí, sino para cualquier candidato», aseveró al defender el desarrollo económico en Brasil, a pesar de la crisis financiera internacional.

La mandataria denunció la existencia de un pesimismo inaceptable sobre el desempeño de la economía y lo comparó con el ambiente adverso registrado previo a la celebración de la Copa Mundial de Fútbol.

Ese mismo desaliento que ocurrió antes del Mundial se manifiesta ahora con la economía, «pero es aún más grave porque la economía está hecha de expectativas», enfatizó.

La misiva distribuida por el Banco Santander a sus clientes más prósperos señala que los problemas de la economía, como el bajo crecimiento, inflación alta y déficit en cuenta corriente son responsabilidad de la presidenta de Brasil y contribuyeron al alza del índice Bovespa, el principal indicador de la Bolsa de Valores de Sao Paulo.

Poco después de la divulgación de ese texto, la entidad bancaria emitió un comunicado en el cual se retracta e indica que la carta no refleja, de ninguna manera, la posición de la institución.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas