Cultura

La Habana, Nicolás Guillén, el Poeta Nacional de Cuba, solía decir que esperaba la muerte curioso, preparado, pero su partida, hace hoy 25 años, todavía duele a quienes lo quisieron.

Muchos de ellos peregrinaron hasta su tumba para recordarlo un cuarto de siglo después de decir adiós con calma, como anunciaba en sus poemas más irreverentes, que no tenían paz ni con la Parca.

Un grupo de íntimos coreó los poemas de Guillén que leía la poeta Nancy Morejón, mientras la investigadora Denia García Ronda decía que no lloraban su muerte, sino conmemoraban su vida.

Precursor junto a Emilio Ballagas de la llamada poesía negra, Guillén nació en la central provincia de Camagüey el 10 de julio de 1902 y murió justo una semana después de cumplir los 87 años, en 1989.

Su poesía fue militante y revolucionaria, indagó en la racialidad y los abismos sociales que existían en Cuba, y legó clásicos como Motivos del Son y Cantos para soldados y Sones para turistas.

Diversas publicaciones digitales se hicieron eco de la efeméride este jueves, recordando a un imprescindible de la vanguardia poética y el narrar en versos de la epopeya revolucionaria cubana.

Noticias Relacionadas