Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Autoridades de California informaron de al menos 172 heridos a causa del terremoto que afectó el norte de ese estado en la mañana del domingo.

Centenares de viviendas fueron dañadas y declaradas inseguras, a la vez que aún miles de hogares permanecen sin fluido eléctrico a causa de la sacudida telúrica de 6,0 grados.

Luego del evento sísmico que afectó a los condados de Napa, Solano y Sonoma, el gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia en esas áreas y pidió a las agencias estatales una mayor asistencia a las personas afectadas.

El temblor de este domingo fue calificado como el mayor en la zona desde 1989 y su epicentro se situó a 10 kilómetros de profundidad, a unos 10 kilómetros al suroeste de la ciudad de Napa y a poco más de 80 al suroeste de Sacramento, la capital del estado, precisó el Servicio Geológico estadounidense (USGS).

De las personas que sufrieron algún tipo de lesión, la mayoría heridas leves, solo seis permanecían hospitalizadas este lunes en el Centro Médico Queen of the Valley, en Napa.

Según el director del nosocomio, Walter Mickens, de esas seis que están reportadas de graves, solo hay tres que permanecen en estado crítico, incluido un niño al que le cayó encima la chimenea de su casa y un adulto que sufrió un infarto.

La mayoría de las afectaciones materiales se reportan en el Valle y la ciudad de Napa, en cuyas calles se ven montones de ladrillos, cristales rotos y escombros procedentes de las viviendas y edificios afectados.

Una fuente de la Pacific Gas and Electric Company dijo a la cadena de televisión ABC que al menos siete mil 300 usuarios aún permanecen sin fluido eléctrico debido al terremoto.

El servicio geológico se encuentra en alerta, ya que estudios indican que está en marcha la cuenta regresiva para que ocurra la ruptura de la falla de San Andrés, lo que generaría una brutal sacudida que todos temen en la región.

Este evento, según estudios, sería mayor que uno que golpeó la zona en 1857 con fuerza de 7,9 grados Richter y caminó por 400 kilómetros entre los condados de Monterey y San Bernardino.

Algunos expertos consideran que ahora esa monstruosa sacudida puede llegar a los 8,1 grados y avanzar unos 700 kilómetros en una región altamente poblada desde el condado de Monterey hasta Salton Sea, en el norte del estado, donde se asienta una de las grandes economías del mundo y la «ensaladera» de Estados Unidos.

Más recientemente, ocurrió el terremoto de Loma Prieta, en octubre de 1989, en el cual murieron 63 personas, 16 mil viviendas fueron destruidas y se fracturó parte del Bay Bridge, el largo puente que une San Francisco con el este de la bahía.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas