Internacionales

Londres, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El ministro británico de Relaciones Exteriores, Philip Hammond, debió reconocer lo intolerable de la situación de la población palestina en Gaza, donde los ataques de Israel dejaron un saldo de más de mil 600 muertos.

Ante las críticas del dirigente del opositor Partido Laborista, Edward Miliband, contra el Gobierno por su silencio sobre la tragedia en Gaza, Hammond afirmó que se unía a la preocupación de los ciudadanos británicos por el sufrimiento de los palestinos.

Milliband declaró la víspera que el primer ministro conservador David Cameron cometía un error al evitar una condena a la agresión de Tel Aviv y guardar silencio sobre la muerte de cientos de civiles inocentes en Gaza, destaca la cadena de radio y televisión BBC.

Para el líder laborista, el gobierno británico debe enviar un claro mensaje a la dirección israelí de que su agresión contra Gaza es injustificable e intolerable.

El jefe de la diplomacia británica declaró al rotativo Sunday Telegraph que la crisis en Gaza, donde solo en esta jornada perecieron 30 personas, casi todos civiles, amenaza con convertirse en una interminable espiral de violencia.

Hammond reiteró, además, su llamado a pactar un cese de hostilidades sin condiciones previas entre Tel Aviv y el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), el anunciado blanco de los ataques de la aviación y la artillería israelíes desde el 8 de julio pasado.

Cameron mantiene su posición sobre el derecho israelí a defenderse, aunque Milliband considera que la reacción de Tel Aviv ante disparos de cohetes de Hamas es totalmente desproporcionada.

En las últimas semanas, el ejército israelí atacó escuelas, hospitales, ambulancias, campos de refugiados de la ONU y viviendas en Gaza, una zona de 362 kilómetros cuadrados, donde vivía un millón 800 mil personas, antes de iniciarse la ofensiva.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas