Hablan los hechos

Eliminar la cuota de recuperación en los centros hospitalarios del país ha sido la medida mas justa que se ha adoptado en el sistema de salud en los últimos años, lo propio puede afirmarse de la efectividad de la aplicación del sistema de emergencia 9 1 1.

Las afirmaciones que abren este reporte corresponden al Doctor Roberto Lafontaine, dirigente nacional del Partido de la Liberación Dominicana, director del hospital Francisco Moscoso Puello, en una conversación amplia con los redactores de Vanguardia del Pueblo.

Ofrecer servicio en una población tan alta como la de la llamada Zona Norte del Distrito Nacional con atenciones de primera, llevó al equipo de dirección de este medio del Partido de la Liberación Dominicana a concertar este encuentro con el profesional de la salud, con una alta vocación de servicio y sobretodo con quien es un militante de mil batallas en el PLD.

Del hospital Moscoso Puello y los servicios que presta

La población que acude a procurar los servicios de salud en el hospital Francisco Moscoso Puello, en la avenida Nicolás de Ovando de la ciudad capital, son los de la anterior Zona Norte del Distrito Nacional, ubicados en quince barrios con una alta densidad poblacional que se calcula entre 450 y 500 mil habitantes.

Dentro de los barrios están Ensanche Luperón, Villas Agrícolas, Cristo Rey, Capotillo, Simón Bolívar, 24 de Abril, Las Cañitas, 27 de febrero, Ensanche Espaillat y otros.

Nos dice el entrevistado que los servicios que ofrece el hospital terminan siendo insuficientes para la alta población, no por la alta concentración humana, sino por la organización del modelo de salud.

“Si en lugar de que todas las personas tengan que buscar servicios al hospital, lo hicieran en las Unidades de Atención Primaria y en los Centros de Atención Primaria, se brindaría un mejor servicio” responde el director del hospital Francisco Moscoso Puello abogando por la puesta en practica definitiva de este esquema.

La Unidad de Atención Primaria (UNAP) es una estructura funcional y operativa básica, que se define como puerta de entrada al Sistema de Salud Dominicano en el primer nivel de atención, cuya responsabilidad es la de vigilar y atender de forma integral, el ambiente y la salud de las personas que conviven.

Desde la Unidad, como del Centro, se planifican acciones preventivas, promociónales y de orientación. Se ve como el primer filtro para quienes reporten dolencias y en donde además, se daría seguimiento a las personas afectadas de enfermedades crónicas como hipertensos y otros, quienes siguen un tratamiento planificado.

Nos dice Lanfontaine que cuando estas unidades y los centros se instalen totalmente, la gente acudiría ellos y los que no se puedan tratar allí, quizás por presentar problemas complejos, se refieren a un centro de la dimensión del hospital Francisco Moscoso Puello.

El modelo que incluye las Unidades de Atención Primaria y los Centros de Atención Primaria se ha aplicado ya en un 50 por ciento y se entrena al personal que trabajará en ellas, bajo el concepto de medicina integral y tiene como soporte la nueva Ley General de Salud y La de Seguridad Social.

“El modelo del centro hospitalario solo, aislado, ha caducado. Tiene que dar paso a un esquema en que los diferentes niveles de atención estén conectados, que es donde las soluciones a los problemas de salud encuentran mejor salida” explicó Lafontaine quien afirma que alrededor del 70 por ciento de la población se atiende en los centros de atención publico.

Preparado para las emergencias

El hospital Francisco Moscoso Puello está preparado para atender las emergencias, sobretodo aquella que están asociadas a riñas y situaciones en donde interviene la violencia, aunque se detiene a explicar que se tiene una falsa percepción que esos barrios, alrededor del hospital son medularmente violentos. “No es así”, respondió para manifestar que la situación de pobreza de por si es un castigo, que es lo que genera el hacinamiento y los conflictos propios del roce personal.

Para enfrentar esas eventualidades el hospital está preparado y es abastecido constantemente por el Ministerio de Salud.

Especifica que el hospital Moscoso Puello como los demás hospitales públicos reciben alrededor del 70 por ciento de la demanda de servicio de salud, lo que hace que los insumos se agoten rápido, pero ha habido una decisión del ejecutivo de mantenerlo abastecidos.

“En esta gestión está contemplada una intervención profunda y directa de unos 57 centros Hospitalarios a donde acude la población” reveló Lafontaine puntualizando asi los pasos de la gestión del gobierno por intermedio del Ministerio de Salud, para adecuar los servicios a la nueva normativa.

En ese sentido informó de un remozamiento del hospital que dirige con nuevas edificaciones para un mejor servicio incluyendo el que se ofrezca a ARS que describe el sistema de la seguridad social.

Eliminar cuota de recuperación ha sido justa medida

¿En que ha afectado a los hospitales la eliminación de la cuota de recuperación que se cobraba a los pacientes e internos? se le preguntó al doctor Lanfontaine, quien respondió calificando la decisión como una medida justa.

“La medida mas justa, valiente, pensada que se ha podido adoptar en el sistema de salud, ha sido eliminar la cuota de recuperación” dijo con un alto nivel de convicción en su afirmación.

Desentraña como un contrasentido creer que la red hospitalaria nacional se mantuviera con los “chelitos” que pudieran aportar los sectores mas empobrecidos.

Haciendo referencia a un concepto enarbolado por la Organización Mundial de la Salud, de que el gasto (de bolsillo) es una barrera de acceso a los sistemas de salud, explica que los pocos recursos con que cuente una persona, lo prefiere invertir en su alimentación y no en tratar una pequeña dolencia que se le presente.

“Ante los trastornos de salud temprano la gente confía en que pueden superar el malestar y prefieren invertir en lo que entienden es mas prioritario” razonó Lafontaine para a seguidas agregar que eliminar las cuotas que se cobraba ha aumentado la afluencia a los hospitales y comienza a verse una mejoría en la salud de la población en sentido general.

Afirmó también que una atención tardía de un paciente con una simple dolencia, que se haya complicado, deja de ser productivo, aumentando el circulo vicioso de la pobreza y la atención tardía le sale mas costosa al Estado.

“Esto había que romperlo, lo que se ha logrado con eliminar la cuota de recuperación, que ha motivado que se acuda temprano en busca de atención” acotó el director de Hospital Francisco Moscoso Puello.

Agregó para refutar aquellos argumentos de que los recursos de la cuota han hecho falta en los hospitales para los gastos menores o de mantenimiento, comenta, que al ser una decisión pensada, con la determinación de su eliminación, se dispuso la entrega de recursos para suplir lo que se dejaba de cobrar.

Reveló que los departamentos de Planificación y Financiero antes de eliminar la cuota, visitaron los hospitales calculando los recursos recibidos por la anterior contribución de los pacientes y el estimado se ha sustituido por una partida especial que llega a los hospitales desde el Ministerio de Salud.

La prueba de la fiebre Chikungunya

En su entrevista con Vanguardia del Pueblo el doctor Roberto Lafontaine puntualizó que la presencia del virus causante de la fiebre Chikungunya fue una prueba para el sistema de salud, el que ha salido airoso, quizás no con la celeridad recomendada, pero la lección se aprendió.

Al igual que esa situación, propia de una emergencia, como puede ser el paso de un fenómeno natural de destrucción o un aparatoso accidente, se tiene que tener una estructura y un personal que ofrezca las oportunas respuestas.

Refiere que el estado febril de la Chikungunya ha motivado a que se siga avanzando en la instalación de las unidades de atención primaria, porque allí acudirían los afectados y recibirán su tratamiento ambulatorio en sus viviendas.

Deduce entonces que los pacientes con la fiebre y otras complicaciones a la par, si se deben trata en los hospitales, los que tienen ya un nivel superior de atención o más especializada.

“Organización del modelo” fue la respuesta ofrecida en el caso del brote de cólera y la que finalmente se aplicó con la tanta demanda de atención por los efectos generalizados en el organismo de la fiebre Chikungunya.

9 1 1 uno de los grandes aciertos del gobierno

En procura de una evaluación sobre el sistema de emergencia 9 1 1 puesto en practica apenas unos días atrás, el doctor Lafontaine, un gran conocer de la problemática por su especialidad como medico ortopeda y traumatólogo, cataloga su operación como uno de las grandes aciertos de la actual gestión de gobierno del PLD: “Es uno de los grandes aciertos que ha tenido la gestión de gobierno del compañero Danilo Medina, quien mediante este sistema de emergencias ha podido organizar una respuesta rápida y eficiente” dijo.

Adelantó que en poco tiempo se podrá medir el impacto que este paso ha generado en la situación de seguridad de la ciudadanía.

Sobre el tema de salud aplicado al sistema 9 1 1 el especialista nos dice que con la llamada se envía un equipo que evalúa, canaliza la ambulancia, se pone en contacto con el hospital inmediatamente. Es una atención rápida con una garantía de un traslado adecuado y con buena atención y luego llega a un espacio equipado y con atenciones de primer nivel.

“El concepto de salud es muy amplio y lo que hace el compañero presidente, Danilo Medina, como lo interpreta el Ministro Freddy Hidalgo, con los recursos que se han dispuestos, será de gran impacto para una mejor calidad de vida” así cerró el Doctor Roberto Lafontaine su encuentro con Vanguardia del Pueblo, órgano del cual es un colaborador desde su tiempo de estudiante.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas