Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El gobernador de California, Jerry Brown, declaró ayer el estado de emergencia tras el sismo de 6,0 grados registrado allí esta madrugada, el más fuerte en 25 años.

Brown solicitó a las agencias estatales que apoyen en las labores de asistencia luego de este evento natural, que dejó al menos 87 heridos, daños materiales y cortes del servicio eléctrico a miles de clientes, en el mayor temblor ocurrido en la zona desde el terremoto de 6,9 grados en Loma Prieta, en 1989.

El sismo tuvo más de 30 réplicas con magnitudes que rondan los 3,6 grados en la escala de Richter, informó la página digital del diario The San Jose Mercury News.

Según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés) el fenómeno se registró a las 3:20 locales (10:20 GMT) al noroeste de la ciudad de American Canyon, a una profundidad de 10,8 kilómetros, siendo el condado de Napa, a casi 10 kilómetros del epicentro, el más afectado.

El movimiento telúrico ocasionó en la avenida Orchard, en el norte de Napa, la destrucción de cuatro viviendas móviles, y que dos de estas se incendiaran, incluso hubo daños estructurales en varios edificios con valor histórico como el de la biblioteca Goodman.

De los lesionados, tres se hallan en condición crítica, explicó Mike Parness, alcalde de Napa, quien subrayó que podría tomar semanas volver a la normalidad.

El informe de las autoridades indica que hubo decenas de fugas de agua y gas, estas últimas causantes de varios fuegos.

Para el USGS el terremoto tuvo su origen en la sección de Browns Valley en la falla de West Napa.

Desde hace años los investigadores vaticinan que un gran terremoto (al que denominan Big One) podría suceder en California en un futuro no lejano.

Pero hasta ahora el más intenso que ha tenido lugar allí fue uno de 7,8 en San Francisco, en 1906.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas