Opinión

La convulsa situación del país de los persas se ha prolongado en tiempo y espacio abarcando caídas de emperadores, revoluciones religiosas, la guerra con Irak, protestas pro-democracia y conflictos diplomáticos con occidente debido a la cuestión nuclear, hasta la llegada al poder del clérigo moderado Hassán Rohaní, que parecería encaminar a Irán hacia una época de paz.

La cultura persa, es de una riqueza extraordinaria; cuna de pensadores y poetas como el famoso Omar Kayyan, autor de Las Rubaiyat, poemas exquisitos que perduran como muestra de la profundidad de los pensamientos allí expresados.

Esta cultura se ha caracterizado siempre por la tolerancia hacia otras formas de pensamiento, en su época de conquista, respetaban las ideas religiosas y se adaptaban a las costumbres de los pueblos conquistados.

En 1979, con el triunfo de la revolución encabezada por el Ayatolah Jomeini y los clérigos que lo acompañaban, impusieron una teocracia que contrastaba con la tradicional liberalidad que la cultura persa tiene como norma, y por extensión estas restricciones llegaron al campo del cine.

Todos los cineastas, desde el encarcelamiento a Jafar Panahi, los problemas de la familia de Mohsen Makhmalbaf. y del internacionalmente aclamado Abbas Kiarostami, se han encontrado con serios obstáculos a la hora de filmar sus películas, incluyendo la ridícula exigencia para las mujeres, sobre el uso del velo, aunque sea dentro de las casas o los autos, negándose de plano estos directores a falsificar la realidad y buscando formas artísticas de expresión sin caer en la autocensura.

Dos obras que muestran tanto las dificultades, como las restricciones para desarrollar un cine con libertad creativa, y que a su vez retratan la realidad en la que vive su sociedad, las tenemos en las películas Persépolis dirigida por Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, y en el filme Nadie Sabe Nada de Gatos Persas (No One Knows About Persian Cats); obra del cineasta Iraní-Kurdo Bahman Ghobadi.

Persépolis (2007) es una película de animación basada en la novela gráfica del mismo título, que narra la historia de una niña en el Irán de los años 70 con los abusos del régimen del Shah, hasta la toma del poder por los ayatolás imponiendo sus ideas religiosas, encarcelando gente, obligando al uso del velo, en ese contexto Marjani ya convertida en una adolescente es enviada a Viena, incluyendo la guerra Irán-Irak (1980-1988) como telón de fondo.

Las voces de los personajes fueron interpretadas por un grupo de renombrados actores y actrices, entre ellos Chiara Mastroianni, Catherine Deneuve y Danielle Derrieux.

El blanco y negro en que está hecha Persépolis refleja claramente las intenciones de los realizadores de resaltar la visión restringida de unos gobernantes sobre una sociedad que los aupò al poder para salir de una dictadura y sin embargo, terminó en otra igualmente opresiva, donde se encarcela, se oprime y se le niegan las libertades básicas a los ciudadanos.

Obra que refleja un ambiente claustrofóbico, triste, en donde crece una joven que en su etapa de cambios se enfrenta a la gran autoridad patriarcal, a un gobierno que regula hasta en sus últimos detalles la vida social del individuo, qué música debe escuchar, què libros leer y hasta cómo caminar.

A pesar de las mayores libertades de Marjani en su vida europea, choca con ciertos prejuicios en la muy distinguida Viena, y de ese enfrentamiento sale la reafirmación de la identidad cultural de nuestra protagonista.

En el Festival de Cannes 2007, Persépolis se llevò la Palma de Oro, aunque perdió el Óscar ante la mejor película animada, Ratatouille.

Nadie Sabe Nada de Gatos Persas (No One Knows About Persian Cats-2009-) narra la historia de dos jóvenes músicos, un hombre y una mujer, recién salidos de la cárcel, que proponen formar un grupo musical y en esas búsquedas recorren los ambientes del submundo de Teherán. Mas tarde al prohibirles las autoridades cantar en Irán, planear escaparse a Europa, pero esto no les será fácil.

No One Knows es recorrido por los ambientes de la música underground iraní, rodaba como un semi documental por su realizador Bahman Ghobadi sin el permiso de las autoridades y en condiciones muy complicadas, Ghobadi se marcho ese año de su país ante las presiones policiales.

Completísimo y critico panorama de Irán, en un análisis que recubre de música la vida social, cultural y política, porque los contratiempos sufridos por los músicos son los mismos enfrentados por todos los ciudadanos. Quien desee solo concentrarse en contenido musical tiene aquí un catàlogo bastante aproximado de los ritmos y estilos que escuchan los jóvenes ese país.

Los actores Hamed Behdad, Ashkan Koonzad. Y Negar Shaghaghi, dan vida a los personajes de los músicos de un film, que tal y como nos cuenta su mismo director, salió de la prohibición de sacar los animales domésticos de las casas, con la anécdota que los gatos persas gustaban sentarse al lado de las bocinas para escuchar música.

satrapi-paronnaud

Nadie sabe nada de Gatos Persas recibió en el 2009 el Premio del Jurado del Festival de Cannes “Una Cierta Mirada”, entre otros premios internacionales.

Se demuestra con estas películas, rodadas en unos ambientes que carecen de las condiciones ideales para expresarse con libertad, que la creación depende en la mayoría de los casos, de la voluntad y de la disciplina del artista.

Los cineastas iraníes se han convertido en portavoces de los reclamos populares; haciendo un cine que con una gran dosis de integridad artística y moral refleja con precisión el estado de cosas en el país de los persas.

NO ONE KNOWS ABOUT PERSIAN CATS – TRAILER US (2009)
PERSEPOLIS (2007) – TRAILER

últimas Noticias
Noticias Relacionadas