Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Un ciudadano estadounidense integrante del autodenominado Estado Islámico (EI) murió este fin de semana durante combates en Siria, informó la cadena televisiva NBC News.

Douglas McAuthur McCain, de 33 años, residente en San Diego, California, fue uno de los tres yihadistas extranjeros que luchaban con la entidad radical muertos durante un combate, precisó a la televisora una fuente del Ejército Libre Sirio.

El departamento de Estado sigue sin verificar la credibilidad de esta información.

Funcionarios estadounidenses han advertido sobre el número de ciudadanos de esta nación norteña sumados a las filas de la agrupación que aboga por instaurar un califato regido por los principios de la sharia o ley islámica.

Alertan que ellos, así como otros ciudadanos de naciones occidentales incorporados a la entidad, pueden introducirse en el país y comenzar a ejecutar acciones violentas que pongan en riesgo la seguridad nacional.

A inicios de agosto, autoridades detuvieron en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York, a un estadounidense que juró lealtad a los extremistas del EI, entidad que amenaza a territorios de Iraq y Siria.

Con anterioridad, una joven residente en Denver, estado de Colorado, se declaró culpable de tratar de ir a Siria para ayudar a los grupos de la denominada oposición que, aupados y financiados por Washington y otras naciones occidentales, intentan derrocar desde 2011 al presidente Bashar al-Assad.

A fines de junio, el ciudadano del estado de Texas, Michael Wolfe, de 23 años, reconoció ante una corte federal que planeaba viajar a dicha nación para proveer apoyo material al EI.

En mayo, el Departamento de Estado confirmó que otro ciudadano estadounidense fue el autor de un atentado suicida en la provincia siria de Idleb.

Recientemente, el presidente Barack Obama mostró preocupación por la posibilidad de que extremistas de origen europeo que combaten en naciones levantinas puedan viajar a Estados Unidos sin visa gracias a su pasaporte y efectúen actividades terroristas.

Sin embargo, el líder del Ejecutivo solicitó recientemente al Congreso 500 millones de dólares para entrenar a las fuerzas opositoras sirias, integradas en su mayoría por extremistas y mercenarios de más de 80 países.

En estos momentos, el gobierno de Obama analiza la posibilidad de efectuar ataques selectivos contra posiciones de fundamentalistas en Siria, ante el vertiginoso avance operado por estas fuerzas en zonas estratégicas del norte iraquí y de la vecina Siria.

El gobierno de Damasco advirtió que Washington efectuar una coordinación previa de las eventuales incursiones para no considerarlas una agresión a su territorio y soberanía.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas