Lo Último

Ginebra, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Los gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzaron un nuevo máximo en 2013, por la subida acelerada de los niveles de dióxido de carbono (CO2), indicó un boletín anual de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

De acuerdo con la OMM, la necesidad de una acción internacional concertada frente a la aceleración del cambio climático, cuyas consecuencias podrían ser devastadoras, es más apremiante que nunca.

Revela el boletín de esa agencia especializada de Naciones Unidas, que entre 1990 y 2013 el forzamiento radiativo -que provoca un efecto de calentamiento del clima- experimentó un incremento del 34 por ciento a causa de los gases de efecto invernadero de larga duración, como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O).

En 2013 la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó el 142 por ciento del nivel de la era preindustrial (antes de 1750), el de metano el 253 por ciento y el de óxido nitroso el 121 por ciento.

Las observaciones de la red de la Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM revelaron que los niveles de CO2 aumentaron más entre 2012 y 2013 que durante cualquier otro año desde 1984.

Datos preliminares apuntan a que ese aumento posiblemente obedezca a la reducción de la cantidad de CO2 absorbida por la biosfera de la Tierra, sumado al incremento constante de las emisiones de ese gas de efecto invernadero.

El secretario general de la OMM, Michel Jarraud, señaló que las condiciones meteorológicas son cada vez más extremas debido a actividades humanas como la quema de combustibles fósiles.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas