Ciencia y Tecnología

La llegada del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) al poder marcó un salto al desarrollo de tal magnitud que se refleja más allá de su crecimiento económico y el robustecimientos institucional del Estado. Los indicadores en el uso de la tecnología de la información y las comunicaciones (TIC) va en una marcha revolucionaria hacia la transparencia y una verdadera cultura de Administración Electrónica que constituye un avance y apoyo a los planes sociales del gobierno, reflejada en beneficio directo del ciudadano.

“Leonel va al Palacio a jugar Internet”, dijo un candidato opositor al PLD en su primer gobierno, encabezado por el doctor Leonel Fernández Reina. Pero esto, en vez de tomarse como una crítica insustancial, debe asumirse como un elogio a la visión de un estadista actualizado, comprometido con una gestión moderna. El primer presidente del partido que fundó el profesor Juan Bosch llegó a la casa de gobierno con una laptop IBM Thinkpad modelo 740, adquirida en la empresa GBM Dominicana, iniciando el proceso de un verdadero Gobierno Abierto, que hoy presenta resultados espectaculares, a pesar de las limitaciones que tiene la República Dominicana en materia de recursos disponibles para la inversión pública en tecnología.

El día 3 de Septiembre de 2004, mediante Decreto No. 1090-04, fue creada la Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Comunicación (OPTIC), con dependencia directa del Poder Ejecutivo, autonomía financiera, estructural y funcional. Adhiere las funciones del instituto Audiovisual de Informática (IADI), en la actualidad denominado Centro de Estudios de Tecnologías de la Información y Comunicación (CETIC) y de la Comisión Nacional de Informática (CNI), con la finalidad de integrar bajo un mismo seno las iniciativas de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) y Gobierno Electrónico.

Además, mediante Decreto No. 212-05, se crea la Comisión Nacional de la Sociedad de la Información y Conocimiento (CNSIC), con la responsabilidad de elaborar, desarrollar y evaluar la Estrategia Nacional de la Sociedad de la Información, la formulación de políticas derivadas de dicha estrategia y la definición de iniciativas, programas y proyectos para su realización. Los decretos No. 228-07 y No. 229-07, en miras de institucionalizar el desarrollo e implementación de la Agenda Nacional de Gobierno Electrónico. Estos Decretos establecen el Centro de Contacto Gubernamental y el instructivo de aplicación de Gobierno Electrónico respectivamente.

“Existe un compromiso país ante organismos internacionales y otros países del mundo para dar cumplimiento a los acuerdos emanados en la Declaración de los Objetivos del Milenio, la Declaración de Bávaro, la Declaración de Principios y el Plan de Acción de la Cumbre Mundial para la Sociedad de la Información, la Declaración de Santo Domingo, y la Carta Iberoamericana de Gobierno Electrónico. Es por esto que la Constitución Dominicana establece como un deber fundamental del Estado, garantizar la promoción de una Administración Pública eficiente y velar por el ejercicio transparente de la función pública.

Del mismo modo, la Ley Orgánica de la Estrategia Nacional de Desarrollo de la República Dominicana 2030, instituye la transversabilidad de las Tecnologías de la Información y Comunicación, estableciendo como uno de los objetivos «impulsar el desarrollo del Gobierno Electrónico sobre la base de redes tecnológicas interoperables entre sí, propiciando la interacción y cooperación con la población y el sector productivo nacional.»
(gobierno electrónico de la República Dominicana).

En el Congreso cursa un anteproyecto de Ley de Administración Electrónica que contempla la creación del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicación (MITIC).

Indudablemente que la velocidad de la carrera tecnológica, liderada por el sector empresarial, empuja al Estado a la adecuación y actulización a los nuevos estilos de administración pública, requiriendo grandes esfuerzos e inversiones que contemplan una mayor inversión en la formación y tecnificación de los recursos humanos.

Ciudadanos y ciudades inteligentes (Smartcity)

Las naciones más avanzadas, como el caso de Corea, que este año nuevamente liderea la lista de países con mayor nivel en la aplicación de la administración electrónica, sustentan su sistema en la aplicación de la tecnología en sus gobiernos locales y regionales conectados con la ciudadanía de modo virtual, logrando mejor comunicación con la gente y una alta rentabilidad de las ciudades.

Nuestro país, tiene una tasa estimada de penetración de la internet en 4,800,000, lo que significa un 48%; 69% en usuarios activos adultos de 18 a 69 años y un 28% de penetración en usuarios de celulares inteligentes (Smartphones), con un total en cuentas de móviles pre y postpago de 9,216,277, según el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), lo que constituye un mercado de trabajo enorme para mejorar los servicios públicos y la integración de la población en una sociedad cada día más compleja, informada y exigente.

Ciudades inteligentes es sinónimo de mejor y más ágiles ayuntamientos, legisladores y funcionarios; mayor facilidad de tránsito y gestiones burocráticas, transparentes y profilaxis contra el tráfico de influencia y la corrupción. No se trata de los antiguos y bonitos portales informativos, sino de sitios webs con aplicaciones transaccionales que integran al ciudadano con sentido de participación, colaboración y compromiso. Ya no están en la grada sino en el terreno como partícipes. Tienen mayor conocimiento del engranaje burocrático y se constituyen en veedores ciudadanos que, directa o indirectamente, obligan al funcionario de hoy a ser más eficiente y más eficaz.

Nadie puede negar que ya no hay que hacer grandes filas para sacar una acta de nacimiento y que para obtener estos documentos no es necesario depender de un “bucón” cómplice de algún empleado corrupto, porque los avances logrados permiten la emisión de documentos en tiempo récord sustentados en archivos originales digitalizados, seguros y certificados. La Junta Central Electoral (JCE) en una de las instituciones del Estado con buen desempeño en la e-Administración.

Los ejemplos del avance de gobierno transparente del PLD son muchos: los impuestos se pagan desde un celular o una computadora, las empresas distribuidoras de electricidad (Edes) avisan con tiempo el corte de las facturas y reciben pagos igual; los abogados accesan asuntos legales online y ni hablar de la Seguridad Social. Las compras del gobiernos han dado un salto cualitativo y cuantitativo espectacular, con niveles de interoperatividad que involucran la participación de otras instituciones vinculadas al tema y a la integración del sector empresarial y comercial con grandes oportunidades a suplidores grandes, medianos y pequeños. Las oficinas gubernamentales cada día se hacen más virtuales para beneficio y economía de tiempo y recursos, que significa ahorro de tiempo y dinero para la gente. Los pobres reciben beneficios directos del Estado como subsidios mediante tarjetas inteligentes sin sufrir la humillación de hacer filas a un dirigente político ni tener que vestirse del color de un partido para obtener alimentos, gas o energía eléctrica gratis: Tarjeta Solidaridad, entregada en base un mapa de pobreza supervisado por organismos internacionales.

La introducción de las firmas electrónica y digital certificadas es un logro que, como dice el pueblo, no se ha cacareado lo suficiente. Todavía debemos completar la legislación para su ampliación pero ya se aplica en esta administración.

La Optic se consolida y presenta un Plan Estratégico para los años venideros para mejorar el gobierno electrónico con modernos Call Center y Data Center para la conexión interinstitucional y un mayor nivel de integración ciudadana.

Avanzamos pero hay que apurar el paso

El informe anual de las Naciones Unidas sobre Gobiernos Electrónicos dice que la República Dominicana perdió 18 puntos desde el año 2012 a esta fecha, cuya lectura debe ser objeto de análisis por parte del gobierno para retomar el ímpetu en la competencia mundial. Pasamos del lugar 89 al 107.

Sin dudas que la administración electrónica constituye una gestión en crecimiento sostenible y requiere de una constante inversión de recursos que sólo es tangible en los resultados de beneficios a corto, mediano y largo plazo. Por ejemplo, desde hace unos años tenemos pendiente un amplio proceso de digitalización documental y desarrollo de mapas satelitales para el Catastro Nacional, que mejore y agilice este tema de tanta importancia y beneficio para los ciudadanos.

El turismo, fuente de crecimiento económico, requiere de mayor atención en el tema para mejorar las plataformas de mapas y promoción de sitios turísticos de los municipios, de modo que el mercadeo de la Marca País, Marcas Provincia y Marca Ciudad cuenten con mejores herramientas para hacer nuestro país más competitivo en este campo. Además necesita mejores estructuras técnicas para la supervisión de estructuras y operadores.

El archivismo local, provincial y nacional apenas arranca, necesitando grandes inversiones para la digitalización de documentos, desarrollo de plataformas tecnológicas y actualización permanente de software, sumando a este proceso la necesidad de planes de entrenamiento a empleados y funcionarios.

Las redes sociales, que son las estrellas del escenario porque son las más visibles, ya deben dejar de ser herramientas piezas cosméticas con funciones de propaganda y publicidad. Deben pasar a ser instrumentos –anzuelos para traer al ciudadano a la gran nave oficial– para alimentar el gran trabajo de la integración social para consolidar la democracia, sustentada en la transparencia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas