Editorial

El discurso que pronunció este lunes en Roma, el presidente Danilo Medina como orador invitado en la apertura del XXIV período de sesiones del Comité de Agricultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), para explicar su política de las visitas sorpresa, es estimulante y fortalece las expectativas de la colectividad nacional respecto al futuro. La exposición fue muy precisa y edificó al auditorio respecto a su objetivo de garantizar la inclusión social y convertir en creadores de riquezas a familias y comunidades rurales que sufren el impacto de la pobreza.

Dejó claro que el campo es una de sus prioridades porque sabe es allí donde las desigualdades sociales reclaman a los gobiernos del mundo mayor y mejor inversión en la creación de capital humano. “Y es también aquí donde tenemos mayor capacidad de reducir la brecha de desigualdad y de pobreza y mejorar sustancialmente la vida de las comunidades”.

Considera que las visitas sorpresa que realiza cada fin de semana a zonas rurales del País son en gran parte el motor del resurgir del campo que vive hoy la República Dominicana. Pues a través de las visitas sorpresa promueve un modelo que está transformando el campo de manera sostenible y duradera, con lo que se refuerza el tejido productivo, crea y desarrolla nuevas oportunidades de negocio y elimina los obstáculos que impedían a las familias y comunidades salir de la pobreza.

En la agenda del presidente Medina se trata de “Un modelo que se caracteriza por llevar más productividad y más empleo a áreas del país que habían permanecido olvidadas. Y, con ellas, garantizar más derechos sociales y menos desigualdad”. Por los resultados dijo, en el país se está produciendo una auténtica revolución en el campo porque el sector agropecuario es una prioridad ineludible de su Gobierno, que tiene el objetivo de fortalecer su capacidad para alimentar a toda la población dominicana.

Para avalar su información refirió que producto del apoyo que su Gobierno ha dado al campo, en los primeros 18 meses de gestión, en la República Dominicana la pobreza se redujo en seis puntos porcentuales y 9 puntos en la zona rural, sacando de esa condición a 528 mil 061 personas. Informó que en los dos últimos años, ha realizado 76 visitas sorpresa y ha recorrido las 31 provincias del País con el objetivo primordial de impulsar proyectos productivos en esas comunidades. Y ha asumido 504 compromisos, que dejan ver sus frutos en 303 proyectos productivos y 198 proyectos comunitarios que, en conjunto, representan un presupuesto de 283 millones de dólares y la creación de 50 mil 841 empleos directos y 127 mil 700 indirectos.

Dijo esto ha sido posible porque desde el primer día trabaja para consolidar el sector agroalimentario como una de las columnas del crecimiento económico nacional. Y aseguró que en los dos años de gestión que tiene por delante va a seguir luchando para que la agricultura y el campo dejen de ser vistos como un problema pendiente y pasen a ser la solución a muchos retos del siglo XXI. “Vamos a continuar trabajando con responsabilidad para asegurar que la República Dominicana sea capaz de alimentar hasta el último de sus hijos e hijas”. Reiteró su convicción de que la revitalización del campo y su capacidad de producir alimentos e ingresos dignos para las familias es la única estrategia válida y sostenible contra el hambre, por lo que lucha a diario para garantizar el derecho de alimentación de las grandes mayorías de la nación.

Las palabras del presidente Medina constituyen una explicación que permite conocer en su dimensión el verdadero fin de las visitas sorpresa, como es el de combatir la pobreza y la desigualdad con políticas transformadoras e incluyentes, como la de asegurar a los más pobres acceso al crédito con tasas blandas sin los requisitos que exige la banca nacional.

De esa manera avanzamos y el presidente Medina fortalece la confianza que tiene el País en el Partido de la Liberación Dominicana y su administración.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas