Internacionales

Naciones Unidas, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El multilateralismo y la paz mundial constituyen reclamos recurrentes en el debate de alto nivel de la Asamblea General de Naciones Unidas, foro que con más de 130 mandatarios de los cinco continentes entró en su penúltima jornada.

Rusia, China, Sudáfrica, Cuba, Brasil, Vietnam, Argentina, Venezuela, Bolivia y Mozambique, entre otros países, abogaron aquí por un escenario global alejado de las guerras de conquista, las posturas unilaterales y las amenazas, al tiempo que defendieron las soluciones colectivas.

«El uso de la fuerza no puede eliminar las causas de los conflictos», advirtió la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, el pasado miércoles, cuando se instaló el debate general del 69 Período de Sesiones de la Asamblea.

Por su parte, el canciller de China, Wang Yi, señaló el sábado último en la plenaria de los 193 miembros de la ONU que la comunidad internacional debería preguntarse ¿cómo puede abrirse en el planeta una paz duradera?.

A su juicio, la respuesta está en el multilateralismo o la actividad conjunta para enfrentar las grandes crisis de la humanidad, la mediación y las soluciones justas.

Hemos visto en la Franja de Gaza, Siria, Ucrania e Iraq que el mundo está lejos de ser un lugar seguro, lo que demuestra la necesidad de esfuerzos hacia la paz, dijo.

También el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, llamó desde el podio del renovado salón de la Asamblea General a construir un orden mundial sin espacio para las guerras y el saqueo de los recursos naturales.

De acuerdo con el titular, la agresividad de Estados Unidos y la OTAN representa un riesgo de ingobernabilidad, en un planeta azotado por la pobreza, la falta de oportunidades y los peligros climáticos.

Donde apliquen la llamada guerra no convencional reflejada en las estrategias estadounidenses, se impondrá el caos, la proliferación de grupos violentos y extremistas, y el desgarramiento de naciones, culturas y religiones, de lo cual surgirán graves peligros para la paz y la seguridad, alertó.

Al intervenir en el debate, el presidente de Bolivia, Evo Morales, pidió destinar los enormes recursos dirigidos al belicismo a resolver problemas acuciantes de la humanidad.

Según diversas fuentes, el gasto militar impuesto supera el billón 700 mil millones de dólares anuales, una cifra suficiente para sacar de la pobreza, el hambre, el analfabetismo, el desempleo y la falta de acceso a la salud y la educación a millones de personas.

Esos males deben quedar reflejados en la agenda post-2015 de desarrollo sostenible, la cual dará continuidad a los objetivos del milenio fijados hace 14 años para impulsar la inclusión y la harmonía con la naturaleza.

Al respecto, el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, insistió en la importancia del trabajo colectivo para establecer nuevas metas, enfrentar y superar los desafíos.

Un tema recurrente en los discursos de los mandatarios ha sido el combate al terrorismo, presente con fuerza en la palestra internacional por el accionar de grupos fundamentalistas como el Estado Islámico (EI), en Iraq y Siria, Boko Haram, en Nigeria, y Al Shabaab, en Somalia.

Muchos gobiernos demandaron en Naciones Unidas un enfrentamiento global, sin posturas unilaterales ni posiciones que diferencien el terrorismo en malo y bueno.

Es necesario erradicar las causas del flagelo, grupos como el EI son parte del problema, subrayó el canciller de Rusia, Serguei Lavrov, quien criticó la decisión de Washington de bombardear posiciones de los extremistas sunitas en territorio sirio, sin el consentimiento de Damasco.

«Si queremos combatir el terrorismo debemos promover la paz. No se combate al terrorismo haciendo sonar los tambores de la guerra», advirtió por su parte la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas