Hablan los hechos

El manejo de los residuos sólidos es el problema ambiental más grave en todo el planeta. Especialmente en República Dominicana, reducir,a reusar y reciclar son actividades que aún no podemos exhibir frente a los demás países.

Mientras la mayor parte de la población utilizan muy poco el zafacón, desde el gobierno se impulsan medidas y proyectos dirigidos a eliminar este flagelo. Algún día será posible lograr el cambio. Educar a la población no es cosa difícil en “el país más comunicado del mundo”, la voluntad política existe, y el trabajo se está haciendo. Lo asegura el ingeniero Francisco Flores Chang, director de Proyecto de Residuos Sólidos del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Cada día los dominicanos y las dominicanas generan 10,200 toneladas de basura que van a parar a 348 vertederos en todo el país. En el Distrito Nacional y el Gran Santo Domingo se genera el 40% de esta basura, equivalente a 4 mil toneladas diarias.

Flores Chang explica que como parte del plan integral para limpiar este lado de la isla, se le irá aumentando poco a poco el presupuesto a las alcaldías pero con el mandato específico de que se invierta en la disposición final de los residuos sólidos. “Nótese que desde año 1996 hasta ahora, a las alcaldías se les ha aumentado constantemente el presupuesto y la situación de la basura siempre es la misma”.

Con el objetivo de trabajar en el diseño de políticas para el manejo de los residuos sólidos a nivel particular en cada uno de los municipios, el Ministerio de Medio Ambiente con apoyo de la Cooperación Japonesa (JICA), está implementando el proyecto que se llama Fortalecimiento de la Capacidad Institucional en Materia de Residuos Sólidos.

Para este proyecto fueron elegidos los 22 municipios donde se genera el 85% de la basura del país, entre los que se encuentran el Distrito Nacional, El Gran Santo Domingo, Santiago, La Romana, Higuey, Puerto Plata, Moca, Cotui, San Francisco de Macoris, La Vega, San Juan, Bani y Barahona.

De cara a la problemática en sí desde el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales se está implementando un programa de manejo integral de los residuos sólidos, el cual incluye recolección selectiva en la misma fuente, la recolección eficaz y efectiva, el tratamiento, su valorización en el orden energético, y por último su disposición final de una forma sostenible y correcta.

Cuando se organiza la basura desde antes de tirarla, el proceso comienza bien. Aquí el reto es importante pues habrá que enseñar a gran parte de la población que la basura va a al zafacón, y que además hay que clasificarla en orgánica e inorgánica.

Una recolección efectiva, explica Flores Chang ayuda al aprovechamiento del 90% de los desperdicios. “Cuando la basura está separada, y se recolecta eficientemente, lo inorgánico no llega al vertedero”.

Tratamiento

El tratamiento es lo que en todo el mundo se conoce como el reciclaje. Las famosas tres Rs, Reducir, Reusar y Reciclar.

“En República Dominicana, contamos con todas las condiciones para convertir los residuos sólidos en una industria del reciclaje. Tenemos a disposición los medios de comunicación para concienciar a la población sobre el asunto” asegura Flores Chang.

Actualmente en República Dominicana a penas se está recolectando el 7% de los residuos que pueden ser reciclados. Y esta pequeñez mueve nada más y nada menos que unos 300 millones de pesos al año, en un negocio informal. Un negocio que está en todos los vertederos del país. Tan solo en Duquesa se recolectan 900 toneladas al mes.

“Nuestro reto como país es convertir eso en un negocio formal. No hay protección ambiental si los servicios ambientales no aparecen como un elemento en la cadena productiva del Producto Interno Bruto (PIB)”, explica.

Mientras en nuestro país el negocio del reciclaje descansa en millones de buzos que se lleva todos los días para su casa entre 500 y 2000 pesos, en países de Europa el avance es tal, que se comienzan a instalar maquinas donde la gente entra material reciclable y recibe dinero.

Otro elemento que se está implementando, explica es el microprosesamiento de la basura en el cemento, esto consiste en reutilizar desperdicios sólidos como las gomas de caucho en la elaboración del cemento. Pero para lograr esto hacen falta políticas públicas que obliguen a que la gente lleve por ejemplo las gomas de carro a un centro de acopio y no las tire en otro sitio.

“También estamos implementando lo que se conoce como la responsabilidad extendida del productor, para involucrar a los empresarios a la recogida y acopio de la basura que genera su negocio. Por ejemplo, las embotelladoras de agua, deben tener la responsabilidad de que las botellitas que generan sean recogidas y recicladas”.

Por igual, con el apoyo del Ministerio Ambiente a organizaciones no gubernamentales y a empresas privadas se están impulsando los puntos limpios. Lugares donde la gente puede llevar sus residuos plásticos, de vidrio y papel, y venderlos. “Medio Ambiente puso dos de estos puntos hace un mes y ya están recolectando 5 toneladas de plástico semanales”.

Como una estrategia de sostenibilidad estos puntos limpios se están fomentando como oportunidad de desarrollo privado. El que quiera poner este negocio puede encontrar en el Ministerio de Medio Ambiente todo el apoyo para conseguir su permiso ambiental, así como la asesoría necesaria.

Otro de los objetivos del proceso es lo que se conoce como basura cero. Actualmente un proyecto piloto en este sentido se implementa en el municipio La Placeta, de San José de las Mata, donde casi no llega basura al vertedero.

La idea es que de los 348 vertederos que tiene el país, identificados y registrados por el Ministerio de Medio Ambiente, se reduzcan a 31 vertederos, uno por provincia. Esto inicialmente. Mas adelante serán 10 y luego 3. “Si hay producción más limpia, si sabemos que el 90% se puede reciclar. Eso implica que no hay nada que botar. Entonces no tiene que haber vertederos”.

Valoración energética

La basura orgánica anda por el orden del 51% de la basura que se genera diario en las casas. Su aprovechamiento como materia para generar energía aun es un reto que debe esperar por avances tecnológicos que abaraten el costo de producción y lo hagan más rentable y competitivo.

Flores Chang explica que la basura se descompone aeróbicamente, con aire; o anaeróbicamente, tapada. Como quiera que sea genera una fermentación, explica el ingeniero Flores Chang. “Al haber un movimiento de microorganismo se produce una serie de gases producto de la fermentación y dentro de esos gases el fundamental es el metano, además del carbono, nitrógeno. El metano es como el gas natural, y como el gas propano. Es un gas que se puede aprovechar como fuente de energía”.

Se tiene estipulado que por cada 1400 toneladas de basura se puede generar 50 megavattios. En el caso de Duquesa, si se preparan las condiciones, estaría en la capacidad de generar 100 megavatios de energía limpia.

Cuenta Flores Chang que el primer proyecto de este tipo que se creó en el país, lo implementó Green Wihll en Santiago, con el objetivo de ir creciendo a medida que Santiago fuera asumiendo toda la basura del Cibao.

“El proyecto se cayó por el problema de los costos de producción de energía que todavía, si no hay subsidio del Estado, no compite con los tradicionales. Para poder competir con los materiales fósiles y el gas natural, tienes que generar a un costo menor de 8 centavos de dólar el kilovatio, ya que aquí la energía se está vendiendo a 17 centavos el kilovatio”.

Una oportunidad en ese sentido lo constituyen los centros turísticos donde sí es rentable, ya que la energía se paga a 32 centavos de dólar el kilovatio. De hecho, los Rainieri tienen un proyecto de producción de vapor a través de biomasa para los hoteles de Bávaro y Punta Cana. Un negocio que vale la pena replicar.

Y también un buen ejemplo para sustentar la convicción que tiene el ingeniero Flores Chang sobre la sostenibilidad medioambiental: Hace falta un buen desarrollo económico para poder financiar la protección medio ambiental.

Es una aparente contradicción, pero sólo los países desarrollados han podido lograr la producción más limpia. “Mahatma Gandhi decía que lo que más daño hace al medio ambiente es la pobreza”.

Noticias Relacionadas