Internacionales

Montevideo, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La presidenta chilena, Michelle Bachelet, admitió aquí que la desigualdad afecta perspectivas de desarrollo económico y hiere la convivencia en su país.

Chile no será un país desarrollado si encabeza un ranking de los que tienen peor distribución de ingresos, agregó.

En una conferencia en la Universidad de la República antes de finalizar su visita a Montevideo, Bachelet sostuvo que Uruguay es un ejemplo para Chile por su crecimiento económico y la reducción de la pobreza y de las brechas de desigualdad.

La mandataria visitante centró su conferencia en la reforma estructural en educación, el crecimiento económico, la reforma tributaria y «una nueva constitución moderna y con más espacios de participación».

Explicó que la actual rige desde 1980 y «no cumple con las garantías mínimas necesarias para la democracia deseada». Una Carta Magna nacida en democracia es fundamental para que exista confianza y una sociedad sana, agregó.

Respecto a la educación, dijo que ésta no debe ser un privilegio ni un bien de consumo.

Bachelet reconoció que, si bien hay diferencias sobre los mecanismos a utilizar para llevar adelante una gran reforma en Chile, los cambios propuestos tienen aceptación unánime.

«Solo si nos atrevemos a emprender cambios extremos seguiremos siendo fieles a nuestra identidad», afirmó.

Bachelet suscribió hoy con el presidente anfitrión, José Mujica, acuerdos de cooperación en temas tributarios, derechos humanos y cooperación.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas