Internacionales

Buenos Aires, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El gobierno argentino puso en vigor el contrato de fideicomiso que le quita a Nueva York la jurisdicción para el pago de su deuda y la establece en Buenos Aires, y como alternativa Francia.

Según estableció la nueva Ley de Pago Soberano, recientemente promulgada, el Ejecutivo formalizó así el mecanismo para remover al Banco de Nueva York como agente fiduciario y sustituir el lugar de pago, que en lo adelante sera en el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

La medida fue adoptada mediante la resolución 689/2014 del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, que lleva la firma de su titular, Axel Kicillof, y se publica hoy en el Boletín Oficial, día en que la presidenta Cristina Fernández habla ante los líderes de la comunidad internacional en la ONU.

Al establecer la jurisdicción en Buenos Aires, la legislación crea en el BCRA el órgano Nación Fideicomisos S.A., responsable en lo adelante del «Fondo de Pago Soberano de Deuda Reestructurada».

La legislación declaró de interés público la «reestructuración de la deuda soberana realizada en los años 2005 y 2010, así como el pago en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables al cien por ciento de los tenedores de títulos públicos de la República Argentina».

El Banco de Nueva York tiene hoy en sus arcas 539 millones de dólares que Buenos Aires depositó en junio pasado que pertenecen a los tenedores de bonos reestructurados, dinero bloqueado por el juez Thomas Griesa actuando a favor de los fondos buitre.

Al cambiar la sede de pago, el gobierno argentino asegura que los destinatarios puedan cobrar su dinero libres de esas intromisiones.

Como el objetivo del Ejecutivo de Cristina Fernández es eliminar los conflictos en torno al pago de la deuda, su iniciativa reabre el proceso de canje como los del 2005 y 2010.

La medida está dirigida a incorporar a los bonistas que deseen cobrar bajo las mismas condiciones de los tenedores de bonos reestructurados, que representan el 92,4 por ciento.

Para sustentar lo anterior, la normativa establece, además, el «Fideicomiso de Pago Soberano de Deuda Pendiente de Canje», que será una cuenta en Nación Fideicomisos.

En ella se depositará en tiempo y forma «una cantidad de fondos equivalentes a los que correspondería pagar por los servicios de los actuales Títulos Públicos que en el futuro se emitan».

Ante la Asamblea General de la ONU, Cristina Fernández defenderá el proyecto de crear una Convención Internacional que proteja los acuerdos de reestructuración de la deuda, y fustigará fuertemente al Poder Judicial de Estados Unidos por amparar las maniobras especulativas de los fondos buitre.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas