Internacionales

Señalan nexo de paramilitarismo colombiano con violencia en Venezuela

Caracas, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El asesinato del diputado socialista venezolano Robert Serra y su compañera María Herrera fue ordenado y dirigido por un elemento paramilitar colombiano, según señalan las más recientes investigaciones, afirmó hoy el parlamentario Freddy Bernal.

Fue una acción planificada y coordinada con la intención de causar terror, dijo a la televisora privada Televen.

No hay ningún tipo de relación entre Serra y Leiver Padilla (alias El Colombia), autor material del asesinato, lo cual sugiere que este fue un crimen por motivos políticos, aseguró Bernal.

Las investigaciones también apuntan a posibles nexos entre la banda de El Colombia, el venezolano Lorent Saleh (vinculado a acciones violentas en este país), el expresidente colombiano Álvaro Uribe y sectores de la derecha en la nación, agregó.

En tanto, sectores de la oposición impulsaron por las redes sociales y los medios de comunicación una campaña para mal informar sobre la causa del asesinato y difundían como móvil el robo, indicó el diputado.

Tales elementos de la oposición pretenden obtener por medio de la violencia aquello que no han obtenido por la vía legal y democrática, enfatizó.

Según Bernal, en Venezuela todavía existen celulas paramilitares dormidas vinculadas a la delincuencia común y al narcotráfico y, por ello, los dispositivos de seguridad redoblan esfuerzos para identificarlas.

También resulta necesario incorporar al poder popular en las acciones de vigilancia y seguridad, señaló quien fuera alcalde del municipio Libertador de Caracas de 2000 a 2008.

Desde la llegada al poder en 1999 del ahora fallecido presidente Hugo Chávez, se comenzaron a impulsar políticas públicas contra la delincuencia y el crimen: en apenas 15 años, los resultados son bastante positivos, pero aún falta por hacer, puntualizó.

A juicio del periodista y analista político José Vicente Rangel, el asesinato de Serra y Herrera fue planificado y ejecutado por miembros del paramilitarismo colombiano en función de un proyecto concebido por la ultraderecha de este país con el fin de generar inestabilidad.

En la noche del 1 de octubre, Serra fue hallado muerto junto a su compañera en su casa del barrio caraqueño de La Pastora. Según el Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, se trata de un homicidio intencional, planificado y ejecutado con gran precisión.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas