Internacionales

Moscú, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El protocolo rubricado ayer entre Rusia, Ucrania y la Comisión Europea para el suministro de gas durante el invierno tranquiliza a los consumidores del llamado Viejo Continente, dependientes de ese combustible en casi un 30 por ciento para su calefacción.

Los ministros de Energía de Rusia y Ucrania, Alexandr Novak y Yuri Prodan, respectivamente, y el comisario europeo del ramo, Gunter Oettinger, sellaron los documentos que regulan las entregas durante el invierno a Ucrania, por cuyo territorio circula el 50 por ciento del combustible azul destinado a Europa.

El canal 24 informó que un acuerdo adicional sobre suministros de Moscú a Kiev hasta marzo fue firmado por los presidentes del gigante ruso Gazprom, Alexei Miller, y de la ucraniana Naftogaz, Andréi Kobolev.

Por su parte, el Primer canal reportó que la rúbrica de ese acuerdo para la temporada invernal resultaba clave para Europa porque del tránsito del gas natural ruso por el territorio ucraniano depende la estabilidad energética de una zona en la que son frecuentes las heladas en esta estación del año.

Oettinger mostró optimismo al comentar que hasta finales de marzo Ucrania recibirá los volúmenes necesarios de gas a un precio de 385 dólares por mil metros cúbicos mediante pago adelantado.

Según el comisario europeo, el gobierno ruso reducirá los aranceles del producto en 100 dólares, mientras que Kiev pagará a Moscú antes de que concluya 2014 los tres mil 100 millones de esa moneda adeudados por el hidrocarburo ya consumido.

Naftogaz desembolsará hasta finales de año un segundo tramo de mil 650 millones de dólares para saldar las cuentas abiertas sobre el carburante. De ese modo en total pagará a Gazprom los tres mil 100 millones, concluyó el comisario europeo.

Los medios rusos coinciden en la opinión de que el mayor problema es la insolvencia ucraniana para honrar un prepago de casi mil 600 millones de dólares por los cuatro mil millones de metros cúbicos que necesita para la temporada de las heladas.

Kiev recibe el gas reexportado desde Europa después que Rusia suspendió en junio los envíos directos por una deuda que en aquella fecha rondaba los cuatro mil 500 millones de dólares.

En esas circunstancias, el Gobierno ucraniano impuso un plan de ahorro energético que incluye la demora en la conexión del sistema centralizado de calefacción, pero ante los primeros fríos anticipados en octubre ya se produjeron protestas en algunas zonas de Kiev.

Pierre Noel, analista del Instituto Internacional de Investigaciones Estratégicas consideró necesaria una mayor presión de Europa sobre los gobernantes ucranianos para obligarlos a concretar acuerdos porque en su estrategia se notan signos de imprudencia.

Ellos consideran que si pasan frío este invierno o si en Europa ocurre una crisis gasífera, acusarán a Rusia. De ese modo Kiev espera reforzar su posición estratégica en las relaciones con Estados Unidos y la Unión Europea, dijo el experto citado por Novosti.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas