Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Funcionarios de la Casa Blanca calificaron como inapropiados y contraproducentes los comentarios de un alto ejecutivo del Gobierno de Estados Unidos, que llamó cobarde y gallina al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.
El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Alistair Baskey, aseguró que estos comentarios no constituyen la opinión ni de la Administración, ni del presidente Barack Obama.

Las polémicas declaraciones aparecieron publicadas en la revista The Atlantic, y pertenecen a un alto funcionario del gobierno estadounidense que no fue identificado, elevando las fricciones entre ambos países, cuya relación atraviesa una profunda crisis desde hace meses.

Ese artículo, firmado por Jeffrey Goldberg, cita frases del anónimo funcionario, quien califica a Netanyahu de un cobarde que «hace más por sus políticas domésticas que por conseguir un acuerdo de paz con los palestinos y sunitas».

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, insistió en que esos comentarios no reflejan la posición de Estados Unidos, ni la opinión de Obama con respecto al primer ministro israelí.

También aseguró no conocer la identidad del alto funcionario que hizo las declaraciones y dijo que duda de que el presidente Obama lo sepa.

Por su parte, el ministro israelí de Economía y líder ultranacionalista, Naftalí Bennet, calificó esos comentarios sobre Netanyahu como un ataque a todo el pueblo judío.

Durante una reunión en el Parlamento (Kneset), el propio Netanyahu salió al paso al artículo publicado en The Atlantic, e insistió no variará sus políticas y defendió que las relaciones entre Israel y Estados Unidos son firmes.

El presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, el republicano John Boehner, reaccionó a las ofensas contra el primer ministro israelí, y dijo que esas declaraciones evidencian «la retórica irrespetuosa usada una y otra vez» por el Gobierno de Obama con respecto «a la relación especial» que Estados Unidos tiene con Israel.

En los últimos meses, Washington y Tel Aviv han incrementado sus discrepancias, en particular sobre el tema de la construcción de asentamientos israelíes en Jerusalén Este, algo que Estados Unidos considera «ilegítimo».

últimas Noticias
Noticias Relacionadas