Internacionales

Roma, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Representantes del bloque Brics (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) aseguraron hoy que la inseguridad alimentaria y la malnutrición sólo pueden resolverse con un sólido compromiso político y los recursos adecuados.

El hambre oculta ocupó un lugar destacado en un debate público sobre nutrición liderado por esas naciones, en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)

Como antesala de la II Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición, que tendrá lugar el próximo mes, los participantes en el foro subrayaron que solo de esa forma se garantiza que ministerios y actores no estatales trabajen en estrecha colaboración y de forma coordinada.

En la apertura del encuentro el director general adjunto de la FAO, Jomo Kwame Sundaram, describió las tres caras de la malnutrición: persistente de hambre con insuficiente aporte calórico, el hambre oculta o deficiencia de micronutrientes, y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta, que a menudo se asocian con la obesidad.

El también y coordinador para el Desarrollo Económico y Social de esa institución enfatizó en la necesidad de un compromiso político al más alto nivel y de enfoques completos e integrados, dentro de un marco flexible para reconocer diferentes prioridades nacionales».

La II Conferencia Internacional sobre Nutrición pondrá énfasis en el papel central de los sistemas alimentarios, en especial la producción y el consumo sostenible de alimentos, para garantizar el acceso a una alimentación sana, equilibrada y diversificada para todos.

Datos de la FAO plantean que aunque se observa un notable descenso en el número de personas que sufren hambre desde 1992, se calcula que al menos dos mil millones padecen de una u otra forma de carencia de micronutrientes. Otros 500 millones son obesos.

La malnutrición no sólo impide que las personas alcancen su pleno potencial humano, sino que reduce el bienestar económico mundial en alrededor del cinco por ciento, según algunas estimaciones.

La reunión de los Brics conoció de las experiencias de Brasil con su proyecto Hambre Cero y los esfuerzos del país para establecer la salud y la nutrición como un derecho humano, con un enfoque interdisciplinario.

También Rusia expuso sobre la implementación de programas nacionales de ayuda alimentaria selectiva, incluyendo a madres y poblaciones vulnerables, siguiendo el modelo exitoso de otras naciones.

En su turno, India admitió estar orgulloso de muchos de sus recientes éxitos económicos y tecnológicos, pero que ello contrasta con la tristeza de tener una de las tasas de malnutrición más altas del mundo.

Al respecto, la representante india ante los organismos de la ONU con sede en Roma, Vimlendra Sharan, aseguró que lo ideal sería que el mundo no necesitara una tercera reunión sobre nutrición, pero si tiene lugar, que sea sólo para celebrar la erradicación del hambre y la malnutrición.

Por su parte China ratificó su propósito de ser autosuficiente en la producción de alimentos básicos, al tiempo que reafirmó el compromiso de compartir tecnologías con los países en desarrollo al considerar que contar con alimentos para todos es un derecho humano básico.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas