Cultura

La 23 edición del Diccionario de la Real Academia Española (RAE) presentada este año, contiene casi 19 mil americanismos que recoge los aportes de la América hispanohablante a la dinámica de la lengua.

La obra de dos mil 376 páginas fue presentada el pasado 16 de octubre. Incluye 93 mil 111 entradas, frente a las 88 mil 431 de la anterior edición de 2001, así como 195 mil 439 acepciones con cerca de 140 mil enmiendas que afectan unos 49 mil artículos.

Miembros de la RAE recordaron que las 22 academias contribuyeron y dieron el visto bueno a las novedades a partir de que cualquier nueva palabra incluida debe utilizarse en tres países como mínimo.

Entre los americanismos añadidos están motoneta (motocicleta pequeña), limpiavidrios (la persona encargada de limpiar cristales), zíper (cremallera) y amigovio para identificar una relación a medio camino entre la amistad y el noviazgo.

La nueva edición incluye asimismo, entre los términos deportivos, jonrón para definir la jugada del béisbol que permite al bateador correr las cuatro bases del juego popular en varios países latinoamericanos.

Se recoge también el diminutivo basurita, para identificar pequeñas partículas introducidas en los ojos; guardavidas, para los encargados de velar por la seguridad de los bañistas y papichulo para un hombre objeto de deseo.

Tortuguismo es la acepción añadida para calificar la lentitud, bíper para el aparato electrónico que registra llamadas y mensajes y lonchera, para el recipiente utilizado en el traslado de comida ligera.

A tableta, que ya aparecía en el diccionario, se le añade otra acepción para identificar el dispositivo electrónico, en lugar del anglicismo »tablet».
Asimismo se incorporó dron, para naves no tripuladas; cortoplacismo para calificar una política de corto plazo e hipervínculo, tomado del lenguaje de la informática.

Aunque los miembros de la RAE admiten que quedan expresiones machistas en el diccionario se realizaron cambios como eliminar del adjetivo femenino la acepción «endeble, débil», y de masculino la de «varonil, enérgico».

Sodomita dejó de ser quien «comete sodomía», y ahora identifica a quien «practica la sodomía» e incorpora el adjetivo homófobo asociado a homofobia o aversión obsesiva hacia las personas homosexuales.

Noticias Relacionadas