Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Al menos ocho personas fueron arrestadas durante las protestas y disturbios en el vecindario de Shaw, condado estadounidense de San Luis, Misuri, tras el asesinato el 8 de octubre de un joven negro.

Las manifestaciones estallaron dos meses después del asesinato de otro joven afroamericano, Michael Brown, ultimado en la localidad de Ferguson por el policía blanco Darren Wilson, quien aún está en libertad.

El diario local St. Louis Post-Dispatch reseñó que las detenciones se efectuaron durante el jueves y la madrugada de este viernes después de una noche de disturbios a lo largo de South Grand Boulevard en el barrio de Shaw.

Según informó la Policía esta mañana un agente resultó herido luego de los enfrentamientos violentos que sucedieron a las vigilias de oración la víspera.

Algunos de los que se reunieron para el servicio religioso dijeron que no creen la versión policial de los hechos que condujeron a la muerte de Vonderitt Myers Jr.

Los primeros informes señalan que Myers forcejeó y disparó un arma, pero familiares y testigos expresan lo contrario.

«Él no estaba armado», declaró Teyonna Myers, prima de la víctima. «Tenía un sándwich en la mano, y pensaron que era una pistola. Es lo mismo que ocurrió con Michael Brown».

Lavell Boyd, un vecino del lugar, añadió que se encontró con la escena cuando se dirigía a una tienda y escuchó como 14 o 15 disparos.

Un reporte del Post-Dispatch refiere que fueron 17 los disparos, aunque no está claro aún cuántas veces fue impactado el joven ultimado.

En su testimonio, Boyd subrayó que cuando llegó donde se produjo el suceso «vi a la policía de pie sobre él (Myers) y apuntó el arma hacia todos los demás», y enfatizó que oyó a otras personas que estaban cerca decirle al agente «mataste a mi amigo».

El jefe de Policía de San Luis, Sam Dotson, afirmó que el oficial implicado en los hechos estaba fuera de servicio y que en el momento del suceso trabajaba en un empleo secundario para una empresa de seguridad privada.

Durante las protestas de anoche los manifestantes bloquearon el tráfico y fueron quemadas banderas de Estados Unidos, mientras decenas de policías acudieron con medios antidisturbios portando porras y spray de pimienta, amplió el periódico.

Hasta ahora solo se divulgó que el presunto homicida es un agente de 32 años, que lleva más de un lustro en el Departamento de Policía.

Hace dos meses la muerte de Brown desató una ola de protestas raciales en Ferguson y otras ciudades del país que sacaron a flote las heridas que todavía persisten dentro de la sociedad estadounidense.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas