Internacionales

Quito, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente de Ecuador, Rafael Correa, clausuró hoy en esta capital el Encuentro Latinoamericano Progresista (ELAP) con un llamado a mantenerse firmes y unidos para defender los procesos transformadores en la región frente a la restauración conservadora.

En una concentración ciudadana en la plaza San Francisco, el mandatario celebró el hecho de que la realización del foro haya coincidido con el cuarto aniversario del intento de golpe de Estado ocurrido en esta nación el 30 de septiembre de 2010, como manera de no olvidar aquellos hechos.

Correa recordó cómo aquel día se intentó desestabilizar el país para provocar la caída del Gobierno y así frenar el proceso de cambios, ante lo cual el pueblo salió a las calles a defender la Revolución Ciudadana y finalmente triunfó la democracia.

Asimismo, rememoró la violencia desatada por los grupos golpistas con un saldo de cinco muertos, incluido el joven estudiante Juan Pablo Bolaños, y cientos de heridos.

Nunca olvidaremos a los caídos ni a las víctimas del 30-S, aseguró el presidente.

Por otro lado, el jefe de Estado resaltó la profundidad de los análisis que tuvieron lugar durante la sesiones del ELAP, foro que congregó en la Casa de la Cultura Ecuatoriana a representantes de 35 partidos y movimientos políticos de una veintena de países.

Enfatizó además en la importancia de citas de este tipo en las cuales se fortalece la unidad de las fuerzas progresistas con el fin de seguir avanzando en la transformación del continente, y para contrarrestar los ataques de la restauración conservadora.

«Si la derecha se une, nosotros también nos unimos», defendió Correa, quien además afirmó que a la Revolución Ciudadana no la para nada ni nadie.

Al finalizar el encuentro, los asistentes aprobaron una declaración en la cual resolvieron apoyar la consolidación de políticas de cambio y renovar la agenda programática hacia el futuro.

Acordaron además radicalizar la democracia ejerciéndola en todas sus formas, ampliar los procesos de participación al interior de los partidos y movimientos, y promover espacios activos para la formación política de los jóvenes.

Adicionalmente, pactaron construir una agenda propositiva de la izquierda para fortalecer la integración mediante mecanismos como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Unión de Naciones Suramericanas y la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas