Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Los republicanos aventajan a los demócratas en la última semana de campaña próxima a las elecciones legislativas del próximo martes, ayudados por la insatisfacción de los estadounidenses con el liderazgo del presidente Barack Obama, reveló una encuesta.

El sondeo, realizado por el diario The Washington Post y la cadena ABC, arrojó que los votantes se sienten frustrados con la dirección general que tiene el país y con la capacidad del gobierno federal para hacer frente a los principales problemas.

Aunque las expectativas económicas son un poco mejor ahora de lo que eran en una coyuntura similar hace cuatro años, las calificaciones son negativas para la administración Obama.

Según la pesquisa, seis de cada 10 norteamericanos dicen que no pueden confiar en que el gobierno en Washington hará lo correcto, lo mismo que hace un año a raíz del cierre parcial del gobierno y cuando el lanzamiento fallido del sitio web federal de la Ley de Cuidado de Salud Asequible (Obamacare).

Una mayoría cree que la capacidad del gobierno para hacer frente a grandes problemas ha disminuido, infuenciados por múltiples crisis que enfrenta el país, incluyendo la propagación del ébola en África occidental y los casos dentro del propio territorio estadounidense, así como por las amenazas de los radicales del Estado Islámico.

Entre los que aseguran esto hay una proporción de tres a uno que culpan a Obama y los demócratas en lugar de a los republicanos del Congreso.

El descontento parece tratar de colorear interés público en la campaña de 2014, que ha sido marcado por una cantidad sin precedentes de dinero gastado por los candidatos y, en especial, los grupos externos.

Los votantes en estados con carreras competitivas para el Senado han sido bombardeados con anuncios publicitarios negativos desde principios de este año, indicó un artículo del diario The Washington Post.

Durante las venideras elecciones se augura que la Cámara de Representantes continúe en poder de los republicanos, de manera que la verdadera batalla será por el control del Senado.

La oposición necesita seis escaños para convertirse en el partido de la mayoría en la Cámara alta y arrebatarla así a los correligionarios de Obama.

El nuevo estudio pone de relieve que hay menos interés en esta campaña de medio término que en las de 2010 y 2006, pues dos de cada tres encuestados dicen que están siguiendo de cerca el proceso, en comparación con los tres de cada cuatro que lo hacían hace cuatro años.

La encuesta Post-ABC subrayó que el índice de aprobación de Obama es de apenas 43 por ciento.

Algunos observadores opinan que el abstencionismo podría ser el ganador en las venideras elecciones de medio término, que son consideradas, además, una especie de referéndum para Obama.

Ese día se renovarán la totalidad de los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 36 escaños del Senado (de 100), así como 36 gobernaciones, entre otros cargos públicos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas