Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Un nuevo incidente pone en alerta la protección de la Casa Blanca, después que oficiales del Servicio Secreto de Estados Unidos, arrestaron a un intruso que saltó la verja que protege la mansión presidencial.

El incidente, ocurrido anoche, vuelve a poner en riesgo la seguridad del presidente Barack Obama y su familia, después que en septiembre último, un hombre armado logró penetrar al interior de la casa presidencial.

El portavoz del Servicio Secreto, Edwin Donovan, dijo a la prensa que el intruso fue identificado como Dominic Adesanya, de 23 años, y con residencia en Bel Air, estado de Maryland, destaca el diario The Washington Post.

Adesanya, que estaba desarmado en el momento de su arresto, tuvo que ser trasladado a un hospital para ser atendido por mordeduras de perros durante el operativo de captura en los jardines de la Casa Blanca.

Funcionarios del sistema de seguridad presidencial se mantenían en la noche del miércoles investigando en el ala norte de los jardines, mientras que un grupo de uniformados estaban apostados en Lafayette Park, y otros a todo lo largo de Pennsylvania Avenue.

Consultado sobre si el hecho tenía algún vínculo con el ataque del miércoles de un pistolero armado en el parlamento de Canadá, en Ottawa, Donovan dijo que el incidente estaba bajo investigación.

El Servicio Secreto de Estados Unidos está bajo la mirada inquisidora de la Cámara Representantes, por un grupo de fallas en el equipo de protección presidencial que ha puesto en riesgo la vida del presidente Barack Obama.

Además de dos recientes casos de entradas ilegales a la Casa Blanca, hace unos días, durante una visita de Obama a una oficina de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, un hombre armado y con antecedentes penales entró al ascensor donde viajaba el presidente.

Todavía se cuestiona el incidente ocurrido hace dos años, en Colombia, cuando un miembro del equipo de seguridad avanzada, introdujo a una prostituta en un hotel donde se alojaban los custodios presidenciales, y que provocó el despido de más de media decena de agentes.

A mediados de septiembre, la directora del Servicio Secreto Julia Pierson renunció a su cargo.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas