Internacionales

Tel Aviv, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El Gobierno del primer ministro israelí Binyamin Netanyahu convocó al embajador en Suecia en protesta por el reconocimiento de ese país al Estado de Palestina.
Un portavoz de la cancillería israelí dijo que la decisión «refleja nuestra irritación y desagrado ante esta decisión que no contribuye a un retorno a las negociaciones».

Al presente no existen contactos entre palestinos e israelíes después que Netanyahu decidiera interrumpirlas a mediados de este año tras la firma de un acuerdo de reconciliación entre los movimientos palestinos Al Fatah y Hamas y la formación de un gabinete de unidad nacional.

Pocos días después de cancelar su participación en las pláticas, que nunca traspasaron el umbral de los contactos previos, Tel Aviv lanzó una agresión militar contra la franja de Gaza que costó la vida a más de dos mil 200 civiles, en su mayoría mujeres y niños, y más de 11 mil heridos.

La ministra de Exteriores sueca, Margot Walstroem, anunció hoy la decisión de su gobierno de reconocer al Estado de Palestina, el primer miembro de la Unión Europea en hacerlo. Otros tres integrantes, Polonia, Hungría y
Eslovaquia, tenían relaciones antes de integrarse al ente comunitario.

El anuncio de la titular añade que el reconocimiento «es un paso importante que confirma el derecho de los palestinos a la autodeterminación (…) esperamos que muestre al camino a otros».

Días atrás la Cámara de los Comunes del Reino Unido aprobó una resolución no vinculante que pide al gabinete extender su reconocimiento al Estado palestino, pero el primer ministro David Cameron respondió que la medida será adoptada «en el momento conveniente».

La decisión sueca fue saludada por el presidente palestino, Mahmoud Abbas, quien instó a otros estados a seguirla.

El anuncio del gabinete sueco coincide con un incremento de las tensiones en Jerusalén, Al Quds para los musulmanes, por el cierre de la mezquita de Al Aqsa tras la continuación de disturbios por constantes profanaciones de pobladores de los asentamientos sionistas.

Jordania, cuyo monarca es el guardián de los lugares santos musulmanes y cristianos de la ciudad, acuso a Israel de terrorismo de estado y pidió apoyo a la comunidad mundial para contrarrestarlo.

Más temprano, el canciller israelí Avigdor Lieberman, un declarado opositor de la creación del estado palestino, reiteró sus críticas a la decisión de Estocolmo que, afirmó, «sólo sirve para fortalecer a los extremistas».

últimas Noticias
Noticias Relacionadas