Economía

Las ventas históricas de níquel y oro han ingresado al país más de US$12,000 millones durante 41 años y 20 años de producción, respectivamente, de ambos metales, pero pueden extender su actividad por otros 20 a 30 años más con perspectivas de multiplicar su aporte en divisas.

En efecto, en los 40 años (inició en 1971) de producción de níquel de Falconbridge Dominicana ésta aportó divisas por más de US$9,000 millones, pero en tan sólo la primera década de este siglo había ingresado US$3,984.9 millones, de los cuales más de US$2,000 millones ingresaron como participación del Estado (55% de los beneficios netos).

De igual manera, de 1975 al 1992, período en que operó la extracción de oro y plata de Rosario Dominicana, nacionalizada por el Estado a partir del 1979, aportó al Estado US$1,721 millones. Hasta 1979 el 50% de los beneficios, y desde ese año hasta el cierre de sus operaciones todo lo producido fue a parar al Estado.

Rosario Dominicana, que ahora ha pasado a ser Compañía Minera Pueblo Viejo, el consorcio que integran las gigantes mineras canadienses Barrick Gold y Goldcorp, que explota mediante concesión del Estado los minerales de oro, plata y cobre contenidos en la sección sulfurosa de sus yacimientos, en tan sólo su primer año y medio completo y hasta el 2013 ya había generado divisas por encima de los US$1,300 millones.

En el caso de Falconbridge Dominicana, la mayor productividad registrada en los últimos 10 años de sus 40 años de operaciones, se debe al alza histórica de precios que se registró del 2004 al 2008, cuando sumados esos años las exportaciones de níquel totalizaron más de US$3,117 millones. Todavía hoy, la capacidad de producción de Falconridge, hasta 77 millones de libras al año, la coloca en el octávo lugar mundial.

En lo que respecta a la antigua concesión Rosario Dominicana, ahora explotada por Barrick-Goldcorp, la diferencia no sólo es de precios sino que también es de cantidad exportada,pues mientras Rosario promedió una producción de 283 mil onzas de oro por año, el consorcio canadiense que ahora explota los sulfuros puede producir hasta 1 millón de onzas de oro por año. Rosario Dominicana llegó a ser el mayor productor de oro de América Latina en la década de los 70, pero ahora que Barrick-Goldcorp puede producir hasta 1 millón de onzas y 1 millón 200 mil onzas a plena capacidad, sólo vendría a ser el quinto mayor del mundo.

La República Dominicana, por tanto y a pesar de su pequeña extensión, es considerada una potencia minera.

Para que tengamos una idea de la importancia de los minerales para la economía dominicana, precisemos que en la llamada década perdida (de 1980 a 1990) el aporte neto al Estado de las exportaciones de oro y plata fue de US$1,238 millones. Mientras que el de níquel se aproximó a los US$1,000 millones, de un total exportado de casi US$2,000 millones. La República Dominicana fue uno de los pocos países que crecieron en esa década, gracias a los aportes de la minería.

Queda larga vida a Barrick y a Falconbridge

La Barrick-Goldcorp dispone de reservas que superan los 37.5 millones de onzas de oro y 200 millones deonzas de plata, además de unas 550 millones de libras de cobre (el cobre va a entrar en producción y exportación el año 2015), suficientes para más de 30años de operacines contínuas a plerna capacidad.

En lo que respecta a Falconbridge Dominicana, esta depende de su yacimiento en Loma Miranda, unas 20 millones de toneladas métricas on 2% de níquel, para mezclarlo con reservas menores querestan por explotar en sus yacimientos de Peguera, Caribe y Ortega, par extender su vida útil por otros 20 a 25 años más.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas