Internacionales

Guerrilla colombiana pide alto el fuego y apoyo social a la paz

La Habana, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) pidieron al gobierno de su país pactar un alto al fuego, y reclamaron una más activa participación de la ciudadanía para poner fin al conflicto.

Al hacer un balance, altamente positivo, de los resultados de las conversaciones de paz con al ejecutivo de Juan Manuel Santos, que cumplen hoy dos años, el jefe de la delegación de paz de esa guerrilla, Iván Márquez, llamó a proteger las negociaciones.

No es sensato que continuemos matándonos en una confrontación que, de no parar, generará prisioneros e incidentes que pueden poner en peligro la continuidad de la mesa de conversaciones y destruir el anhelo de llegar a la firma de un acuerdo final, afirmó.

Los diálogos sufren un impase motivado por la captura este lunes del comandante de la contrainsurgente Fuerza de Tarea Conjunta Titán, brigadier general Rubén Darío Alzate, junto a dos acompañantes, en el noroccidental Departamento del Chocó.

Márquez calificó como una insensatez la suspensión de las conversaciones por parte del gobierno colombiano y expresó su esperanza de que la situación se normalice, aunque dijo desconocer si está en proceso un acercamiento con ese objetivo.

Señaló que el logro más importante alcanzado por la Mesa es la expansión del sentimiento de reconciliación entre los colombianos, por lo cual reclamó mayor participación de los movimientos sociales y políticos, y de la ciudadanía en general en este esfuerzo pacificador.

Reclamó al Estado mayor compromiso en la implementación de los acuerdos parciales obtenidos, teniendo en cuenta que gran parte de las salvedades planteadas en esos consensos son reivindicaciones cuya solución puede materializarse cumpliendo normas legales y constitucionales.

Esas delegaciones ya lograron consensos en los asuntos de reforma rural, participación política de las FARC-EP, y drogas ilícitas, y discuten actualmente el tema de las víctimas de la confrontación social y armada de más de medio siglo en ese país.

Sobre el punto de los afectados por el conflicto, Márquez consideró que se avanza en la construcción de mecanismos que esclarezcan los orígenes, las causas y las responsabilidades en el surgimiento y permanencia de la guerra.
Reconoció el aporte de los representantes de las víctimas que han viajado en varios grupos a La Habana para narrar sus vivencias y plantear propuestas que permitirán garantizar el respeto a sus derechos.

El jefe insurgente agradeció a Cuba como país garante y anfitrión de estos diálogos por su desvelo por la paz en Colombia, así como a Noruega (también garante), y a Venezuela y Chile, por su acompañamiento y solidaridad con el proceso.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas