Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El Congreso estadounidense puede enjuiciar al presidente Barack Obama por abusar de sus facultades ejecutivas al flexibilizar las leyes migratorias del país, afirmó hoy Peter Schucknov, profesor de la Universidad de Yale.

Ahora que el mandatario otorgó un alivio temporal a unos cinco millones de indocumentados, los republicanos preparan una respuesta efectiva que cada vez tiene más adeptos y que pudiera incluir un juicio político al jefe de la Casa Blanca, señala el experto en un artículo publicado este sábado en el diario The New York Times.

Aunque muchos legisladores de ambos partidos aseguran que Obama actúa dentro de sus prerrogativas, solo algunos están a favor de procesarlo legalmente, pero el problema radica en que tienen razón estos últimos al pedir la impugnación de Obama.

El Congreso que tomará posesión en enero de 2015, bajo control republicano, pudiera determinar que el jefe de la Oficina Oval ha violado su juramento de implementar las leyes de forma justa, al negarse a hacer cumplir acápites importantes de las legislaciones de los sistemas de salud e inmigración, estima Schucknov.

Obama tiene poderes para posponer la expulsión de los inmigrantes sin papeles, pero excede sus facultades al otorgarles status legal y permisos de trabajo a millones de ellos, añade.

Sin embargo, el experto concluye que incluso si el Congreso tiene autoridad para enjuiciar políticamente a Obama, eso no quiere decir que debe hacerlo, porque una acusación de ese tipo puede obstaculizar la misión del mandatario de garantizar la seguridad y los intereses de Estados Unidos en un mundo turbulento y peligroso.

El plan del jefe de la Casa Blanca prevé regularizar el status de una parte de los ciudadanos foráneos indocumentados, expandir el programa de acción diferida para las personas que fueron traídas ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños, así como aumentar el número de visas a trabajadores con alto nivel de calificación.

La acción ejecutiva anunciada por el gobernante también instruye al Departamento de Seguridad Interior priorizar la expulsión del país de los extranjeros sin papeles que hayan cometido delitos graves.

Desde que asumió su puesto en 2009, Obama ha repatriado a unos dos millones de indocumentados radicados en Estados Unidos, según datos de organizaciones defensoras de los inmigrantes.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas