Economía

Lo que va de siglo confirma a las administraciones peledeístas como exitosas en haber relanzado la agropecuaria como una de las estructuras productivas básicas de la nación, garantizando seguridad alimentaria, consolidando y expandiendo la agroindustria, y estableciendo al país como exportador mundial de frutas y vegetales de enorme futuro.

Un estudio comparativo de los trienios 1998-2000 con 2011-2013 hecho por el profesional agropecuario Manuel González Tejera (Manegonte), en base a cifras de las siguientes fuentes: “Dominicana en Cifras”, de la Oficina Nacional de Estadísticas, “Estadísticas del Sector Agropecuario de la República Dominicana”, del ministerio de Agricultura, y “Boletín Trimestral, Octubre Diciembre 2013”, del Banco Central, dio como resultado los extraordinarios avances del sector agropecuario.

Como se observa en este gráfico, la producción per cápita de dos alimentos básicos como el arroz y la harina de trigo ha aumentado hasta el nivel de alcanzar la seguridad alimentaria. El arroz se incrementó en 25 libras (más del 20%), de 95 a 120 libras en 10 años y los mismos porcentajes se pueden asignar a la harina detrigo de 30 a 41 libras. En lo que respecta a las leguminosas, la habichuela roja bajó de 5.4 libras a 4.8 el per cápita, y todos sabemos que ello se debe a imposibilidad de desmontar lados fríos de montaña para producir un alimento que bien podríamos importar en un 50% de las necesidades sin causar daño al ambiente. Sin embargo, la producción de habichuelas negras se multiplicó por tres en el período, aunque el guandul se mantuvo prácticamente estático.

En lo que respecta a las musáceas, la comparación de un trienio al otro no puede ser más auspiciosa: la producción de plátanos casi se duplica, y con relación a los guineos más que se duplicó, teniendo esto último especial repercusión porque el país entró a la lista de los grandes exportadores de guineos hacia Europa y Estados Unidos. La yuca se incrementó en más de un 25%. Con relación a la papa, que muchas veces hubo que importar para servir a las nuevas cadenas extranjeras establecidas en el país, la buena nueva es que más que duplicamos su producción y elevamos la calidad, haciendo innecesario su importación. El ñame también incrementó suproducción.

En lo que respecta a las hortalizas, el salto ha sido extraordinario. Los ajíes cuadruplicaron su producción en el trienio 2011-2013, mientras que se duplicó la producción de berenjenas, tomate de ensalada, y se incrementaron las demás variedades. Esto es lo que explica que el país se haya convertido en un potente exportador de ajíes y de hortalizas, incluidas las de origen oriental, gracias al crecimiento casi exponencial de las estructuras bajo ambiente controlado (invernaderos).

Donde el aumento de la producción, principalmente con vocación exportadora, ha sido trascendente es en los frutales. Los incrementos todos se refieren a multiplicación, si hablamos de aguacates, piñas, lechosas y chinolas. El aumento en la producción de naranjas, de un 25%, se ha visto dificultado por causa de la enfermedad delhongo oriental que todavía afecta las plantaciones, pero, con todo, el incremento es de un 25% suficiente para suplir el mercado nacional, incluido el de los visitantes de 5 millones de turistas. El potencial en este renglón es extraordinario, pues una vez se controle la enfermedad oriental, los naranjales dominicanos tienen vocación de convertirse en sólidos exportadores.

Este cuadro necesita explicación, pues de todos los granos el único que aparece con incremento de un trienio al otro es el cacao, con un contundente 25%. Con respecto al café, es necesario aclarar que en los últimos dos decenios se efectuó un extenso desmonte de plantaciones medianas y pequeñas para dar paso a otros cultivos por vejez e improductividad y por falta de incentivos de precios. Las grandes ymedianas plantaciones que quedaron en pie fueron atacadas por la enfermedad de la roya del cafeto importada de la región, a pesar de que habían dado el paso de incorporar nuevas variedades como el Catuey y el Caturra, de mayor producción, pero también afectadas por la roya. Es en los últimos años cuando se ha introducido nuevas variedades resistentes a la roya, pero el proceso es lento. Con todo, el café criollo, muy reclamado en mercados exigentes de Europa y Asia no ha perdido su atractivo, tanto, que aquí se importa café para mezclarlo con el criollo, con tal de disponer de un sobrante de exportación. El café ha disminuido su aporte en divisas, pero ha sido ampliamente compensado por el cacao que en el último año alcanzó la cifra récord de US$200 millones.

Igual explicación es necesaria respecto al tabaco, cuya producción se redujo en un tercio de un trienio al otro, pero lo hizo para bien. Desde mediados de la década de los 90, cuando el país pasó a ser el principal exportador de cigarros hechos a mano y ya era autosuficiente en la producción local de tabaco rubio Burley y Virginia, ello generó un verdadero desorden, principalmente con el respecto al tabaconegro de olor, cuya siembra esparció por todo el país, sin ningún control. El Instituto del Tabaco tuvo que portarse muy duro hasta establecer un control del área de siembra y de semillas para evitar un degradación masiva de la calidad. Eso redujo el área sembrada a las zonas tradicionales. Concomitante con esto, se produjo un encarecimiento de insumos para el cultivo de tabaco rubio, en especial combustibles (GLP) que se emplean mucho en su procesamiento, prefiriendo los productores locales sustituir grandes partidas locales por importadas de Brasil donde se emplea leña en vez de combustibles fósiles, además de que se redujo en forma sensible la demanda local de cigarrillos.

La producción de carnes blancas y rojas de un trienio al otro, confirman lo que siempre se ha dicho: que por ser nuestra isla mayormente de territorio suavemente alomado, de climas propicios para la crianza y de vocación emprendedora para la ganadería de todo tipo, estamos destinados a ser un productor regional de importancia. En efecto, la carne de pollo se ha incrementado en más de un 50%, la de cerdos en un ciento por ciento, la carne de res en más de un 30%, no obstante que es ahora cuando se estamos a punto de recibir el permiso oficial de exportación al mercado de Estados Unidos, lo que será el aliciente definitivo para una extensa y masiva ganadería de carne y leche. En la pesquería vamos lento, pero producimos tres veces más.

Por añadidura, por tanto, somos un 25% mayores productores de huevos, casi un 50% mayores productores de carnes y un 20 por ciento más de leche.

En lo referido a los productos agroindustriales, podemos decir que el azúcar crudo apenas se incrementó un 5%, pero ahora más eficiente al concentrarse en dos productores privados que suplen toda la demanda nacional y cumplen con la cuota preferencial del mercado norteamericano, además de que refinan un 30% más que en el trienio anterior. Ambos consorcios privados reparten beneficios cuantiosos entre sus asociados (colonos, obreros y braceros). Al mercado norteamericano se le ha agregado como incentivo el mercado europeo, que libre de impuestos nos permite ingresar todo el sobrante de exportación. Ahora seproduce un 30% más de cervezas y se incursiona en varios mercados de exportación. El ron no ha crecido mucho, pero penetra los grandes mercados consumidores del mundo, beneficiado por el alto consumo local de cervezas que lo ha desplazado en gran medida dejando un importante sobrante para exportar.

La producción de cigarrillos se ha reducido a menos de la mitad, pues las campañas antitabaco le han causado un verdadero hoyo. Sin embargo, los empleos perdidos y los recursos generados por esta industria han sido más que compensados por la consolidación de la República Dominicana como el mayor productor de cigarros hechos a mano e industriales del mundo. Se estima que en el último año, las exportaciones de este renglón debieron superar los US$600 millones, encontrándose los afamados tabacos dominicanos en todos los anaqueles de las grandes ciudades del mundo. En los Estados Unidos, duplicamos a todos nuestros competidores.

Conclusión

Los gobiernos peledeístas han demostrado que siempre han tenido presente al campo, más ahora, con una presente administración que le dedica especial atención a las pequeñas y medianas estructuras, principalmente de nuevos renglones, pues ya las medianas y grandes venían asistidas desde la primera administración 1996-2000. Estosdatos son contundentes, aún para los siempre descreídos productores agropecuarios que en procura de ayudas especiales siempre están inconformes.

La mayor demostración de eficiencia de las administraciones peledeístas, la dieron en el campo del arroz, que en el 2,000 habían dejado al sector convertido en suplidor de toda la demanda nacional, condición que se perdió en el cuatrienio 2000-2004. Al año de retomar el poder, en el 2004, ya se había recuperado la autosuficiencia hasta hoy.

Los incrementos en la crianza de ganado y cerdos, en cacao de calidad mundial, vegetales y frutas son el fruto de varias administraciones de incentivos continuos.

El ministerio de Agricultura, con sus alzas y bajas, sien embargo se recuperó de un total desmantelamiento de sus estructuras de investigación y de extensión agropecuaria y hoy cuenta con entidades que son firme soporte para la investigación y desarrollo. Igualmente, el sector privado ha demostrado extraordinaria capacidad de emprendimiento y perseverancia para aprovechar estas facilidades.

Hoy el Estado dispone de importantes establecimientos de control en puertos y aeropuertos para garantizar una vigilancia contínua contra enfermedades, y garantizar la inocuidad de todas nuestras exportaciones que provienen del campo, fruto delargos años de trabajo. Los más de 10 millones de metros cuadrados de estructuras de ambiente controlado, en constante expansión, nos muestran yacomo una potencia regional con acceso privilegiado con relación al resto de los países latinoamericanos a los dos más grandes mercados del mundo occidental, el norteamericano y el europeo.

El Merca Santo Domingo y la red de mercados minoritas están en vías de colocar al país entre los más avanzados de América Latina y del llamado tercer mundo en cuanto a la comercialización avanzada y justa e inocuidad de los alimentos.

Inversionistas expertos comprobados en producción agropecuaria de España, Puerto Rico, Venezuela, Colombia y otras naciones se agregan a los que ya estaban interesados en explotador las extraordinarias perspectivas del campo dominicano.

Es el PLD el que ha sometido al uso eficiente más de 5 millones de tareas con garantías de riego, organizando 37 asociaciones de regantes que constituyen un ejemplo para América Latina. Y todavía se construyen nuevas obras, como la presa de Monte Grande, para agregar a la producción más de 450 mil tareas del lejano sur, completando un verdadero anillo productor nacional.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas