Editorial

“El deber del hombre, como ser individual y como ser social, es convertir en hechos aquello en que cree, y debe cumplirse ese deber aunque sepa que a él no le tocará, como dijo Martí, sentarse a la sombra del árbol que siembra.”

Juan Bosch es el referente del intelectual y educador que fue capaz de sacrificar sus horas de creador para servir al pueblo a través de la política, la que concibió como un medio para transformar, educar y servir a la Patria.

Fue el novelista y cuentista que trazó la pauta para renovar la narrativa en la República Dominicana: con su novela La Mañosa, y sus cuentos.

El 1 de Noviembre de 2001 terminó su vida física, y el legado de la obra de su pensamiento inmortalizó su figura. Maestro del buen decir, y cuidador de la lengua española, caracterizado por su prosa diáfana y fluida, dejó como legado la obra de uno de los principales cuentistas del mundo hispánico.

Los hombres y mujeres que disfrutan la literatura tienen en sus obras un bien que inmortaliza el nombre del autor de La Mañosa y El Oro y la Paz.

Juan Bosch nació en La Vega, el 30 de junio de 1909, en tiempo en que el país atravesaba por circunstancias muy difíciles. Una crisis socioeconómica y política no daba motivo ni siquiera para mantener viva la esperanza.

A la inestabilidad política seguiría la primera intervención militar de Estados Unidos contra la República Dominicana. Luego de un breve período de régimen civil, se instauró la dictadura de más de 30 años que encabezó Rafael Leónidas Trujillo Molina.

La vida rural y provinciana, donde se sentía con mayor violencia el impacto de la pobreza y la violencia, la dejó estampada en sus cuentos y su primera novela: La Mañosa.

Juan Bosch fue un hombre ejemplar. En lugar de reproducir los vicios que marcaron la época de su nacimiento y los períodos de la niñez y la adolescencia, fue un cuestionador. Su ideal fue despertar la conciencia nacional para que se desarrollara una cruzada de educación, para que los dominicanos y dominicanas aprendieran sus deberes y derechos.

Por su lucha contra la dictadura de Trujillo tuvo que vivir durante más de 23 años exiliado en varios países latinoamericanos y del Caribe.

En la Habana, Cuba, encabezó al grupo de exiliados que fundaron el Partido Revolucionario Dominicano, en 1939. Tras regresar al país el 20 de Octubre de 1961 se convirtió en el líder de la organización y fue su primer candidato presidencial.

Las elecciones del 20 de Diciembre de 1962 organizadas por el Consejo de Estado, terminaron con la victoria de Juan Bosch y Segundo Armando González Tamayo. Ganaron con el 59.53 por ciento de los votos, el porcentaje más alto que ha logrado un binomio en la historia electoral dominicana.

Al tomar posesión de la Presidencia República el 27 de febrero de 1963, reafirmó su propósito al decirle al país que había llegado el día de establecer un sistema en el que la única dictadura sería la de la ley, pero las fuerzas de la intolerancia frustraron su proyecto. Se aliaron y derrocaron su Gobierno el 25 de septiembre de 1963.

Juan Bosch se mantuvo como líder del PRD hasta el año 1973, cuando abandonó esa organización y fundó el Partido de la Liberación Dominicana, con la meta de completar la obra de Juan Pablo Duarte.

Fue un educador y un modelo de organizador de partidos políticos, lo que enseñó en el PRD y el PLD. En el 13 aniversario de su fallecimiento podemos celebrar que el Partido de la Liberación Dominicana, está en el Gobierno en un cuarto período. En las primeras tres administraciones (1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012) encabezadas por el presidente Leonel Fernández el país vivió un período de crecimiento sostenido de la economía y construcción de grandes obras de infraestructuras, inicio de programas sociales sin precedentes, reducción de la pobreza y del desempleo.

De igual modo el fortalecimiento institucional y el gran logro que es la Constitución de 2010, garante de un Estado Social y Democrático de Derecho.

En la administración del presidente Danilo Medina el país vive un proceso caracterizado por la continuación de la estabilidad y el crecimiento de la economía. Un programa de construcción de escuelas en todas las regiones del país, apoyo al sector salud y los programas sociales. Así como apertura de créditos para las Mipymes, lo que ha permitido disminuir el desempleo. Vale resaltar que el Gobierno ha iniciado la tanda de jornada extendida en gran parte de las escuelas de públicas y está en la última fase del programa nacional de alfabetización Quisqueya.

Aprende Contigo, que tiene la meta de erradicar el analfabetismo del territorio nacional. Algo trascendente es que los gobiernos del PLD han demostrado con sus obras que el país puede progresar en democracia, como enseñó el presidente Bosch en su Gobierno interrumpido a los siete meses por los enemigos de la democracia que abolieron la Constitución 1963.

Trece años después de la muerte física de Juan Bosch, podemos decir con orgullo que su obra es referente para enriquecer el debate político en el País, ahora matizado por la pobreza conceptual.

Rindamos honores a Juan Bosch.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas