Economía

SAN JUAN.- El ministro de Agricultura, Ángel Estévez, exhortó aquí a los productores de habichuelas a integrarse al plan de transformación agrícola del valle de San Juan, proceso que aseguró cambiará radicalmente la producción y productividad de la leguminosa, y mejorará las condiciones de vida de los habitantes de la región.

El funcionario encabezó un día de campo para supervisar la siembra de habichuelas en la zona, donde además puso en funcionamiento una parcela con tecnología de punta, y que será el modelo a replicar en todo el país.

Estévez exhortó a los productores a que aprovechen la voluntad del presidente Danilo Medina de cambiar la estructura productiva de San Juan.

Como parte del plan de transformación, el Ministerio de Agricultura preparó totalmente gratis, con arado profundo, más de 70 mil tareas, y dio un pase de rastra a otras 85 mil, cuyos resultados en el rendimiento del cultivo se verán al término de la presente cosecha.

El ministro aseguró que cuando los productores vean los resultados del esfuerzo de las autoridades de transformar la forma de hacer agricultura en San Juan, se convencerán de la necesidad de apoyar el proceso de cambio, ya que en la zona hay parcelas que tienen más de 30 años que no se nivelan ni se les hace un corte profundo al suelo.

El funcionario indicó que el plan de transformación agrícola del valle de San Juan implica la nivelación del suelo con rayos láser, lo que hará más eficiente el uso del agua; fertilización oportuna y adecuada, manejo integrado de plagas y enfermedades, uso de prácticas agrícolas innovadoras, incluyendo el componente de instalación de infraestructura de invernaderos.

Cultivo de Habichuela

En todo el valle de San Juan se siembran más de 150 mil tareas de habichuelas, con una inversión aproximada de 700 millones de pesos, lo que convierte a este cultivo en una de las principales actividades comerciales de la zona, ya que involucra a más de cuatro mil productores de forma directa, y a otras 18 mil personas de manera indirecta.

Tras dejar en operación el sistema de riego de la parcela modelo, el ministro Estévez observó el proceso de siembra de la leguminosa en un recorrido por parcelas de varias zonas agrícolas.

Contrario a épocas anteriores en que la siembra se realizaba con máquinas sencillas tiradas por animales, para este año los productores cuentan con modernas facilitadas por el Ministerio de Agricultura.

Los modernos aparatos tienen un dispositivo compuesto por tres cuchillas, una de las cuales abre la zanja donde cae la semilla, y las otras dos la van tapando. Otra parte es sembrada por tractores, y una tercera a manos. El grano dura entre cinco a siete días para germinar.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas