Lo Último

El impacto de fenómenos meteorológicos «extremos», como olas de calor o inundaciones, a consecuencia del calentamiento global pueden ser ya «inevitables» y convertirse en «la nueva normalidad», indicó hoy un nuevo estudio del Banco Mundial (BM).

De acuerdo con el informe “Bajemos la temperatura: Cómo hacer frente a la nueva realidad climática“, los cambios climáticos drásticos y los fenómenos extremos ya afectan a personas de todo el mundo, dañan los cultivos y las zonas costeras, y ponen en riesgo la seguridad hídrica.

El BM sostiene que dada la tendencia actual se prevé un aumento de la temperatura global de 1,5 grados centígrados sobre los niveles pre-industriales para 2050, según lo establecido en una reseña de la agencia Reuters.

“El informe confirma lo que vienen diciendo los científicos que las emisiones del pasado han marcado una tendencia inevitable hacia el calentamiento global en las próximas dos décadas, lo que afectará en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables del mundo”, declaró Jim Yong Kim, presidente del BM en una nota de prensa.

Algunos de estos indicadores ya son reales

“Lo estamos observando: las temperaturas que superan los registros históricos son cada vez más frecuentes, la intensidad de las lluvias ha aumentado en algunos lugares y las zonas propensas a la sequía, como el Mediterráneo, se vuelven más secas”, indicó.

El informe dibuja un panorama sumamente complejo para las próximas décadas, con especiales efectos adversos en la productividad agrícola, el régimen hidrológico y la biodiversidad.

Como ejemplo, cita el caso de Brasil, donde con un calentamiento de 2 °C, para 2050 las cosechas podrían reducirse hasta un 70 % en el caso de la soja y hasta un 50 % en el del maíz.

Además el deshielo de los glaciares constituirá un riesgo para las ciudades andinas, mientras que el aumento de las migraciones y las presiones sobre los recursos podrían incrementar el riesgo de conflicto.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas