Nacionales

La directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) instó este miércoles a los gobiernos a trabajar con el sector industrial para llegar a consensos en la elaboración de alimentos que sean saludables, con menos grasas y azúcares, como forma de combatir la obesidad infantil, problema este que va en aumento, específicamente en América Latina.

“Es fundamental que las dietas sean asequibles, sanas y que se puedan preparar en casa, pero vemos que cada vez son más las personas que recurren, por diversas razones, a los productos preparados», sostuvo Margaret Chan al expresar su preocupación.

Mientras que el director de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reconoció que en Latinoamérica varios países han logrado, con algunas excepciones, alcanzar un nivel de ingresos mediano y reducir la pobreza, sobre todo extrema, pero eso también ha provocado el aumento en el consumo de comida rápida.

“Se han cambiado los hábitos alimentarios y ahora se come frecuentemente en la calle. Esto ha provocado el nacimiento de productos de consumo rápido o de la ingesta de frituras”, apuntó José Graziano Da Silva.

El representante de la FAO ante esta situación abogó por promover dietas saludables, ricas en productos frescos como frutas y vegetales y que también contengan alimentos propios de cada región.

Dijo también que la labor de los gobiernos es fundamental para que aprueben políticas que luchen contra la malnutrición y promuevan una educación sobre cómo comer.

José Graziano Da Silva expresó que los “gobiernos deben ser los responsables de asegurar los derechos del consumidor para que éstos reciban información adecuada sobre lo que están comiendo, no solo los adultos, sino sobre todo los niños”.

Ambos expertos se expresaron en estos términos en una conferencia organizada FAO y la OMS en la primera sesión de trabajo de la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) que se celebra en Roma hasta el 21 de este mes.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas