Internacionales

Caracas, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Venezuela tiene hoy entre sus prioridades defender la posición de los países petroleros de fijar un precio justo de cien dólares el barril, según declaró en esta capital el canciller Rafael Ramírez.

El jefe de la diplomacia venezolana indicó que esa posición será mantenida en foros internacionales, como la próxima ministerial de la Organización de Países Exportadores de Petroleo (OPEP), que tendrá lugar en Viena, Austria.

El canciller de esta nación sudamericana adelantó que su delegación luchará por preservar durante esa reunión de la OPEP, prevista para el próximo 27 de noviembre, un acuerdo anterior de los Estados productores que establece no bajar de esa cifra en las ventas del crudo.

Ramírez explicó anoche ante la prensa que una valorización del crudo alrededor de los 100 dólares por tonel garantiza la continuidad de las inversiones que requiere esta actividad económica, y recordó que la cotización del carburante ha mermado un 30 por ciento desde julio último.

Para el Canciller, ni a los productores, ni a los consumidores les conviene un precio bajo del combustible, porque de ese modo nadie estará en condiciones de hacer las inversiones para recuperar la capacidad de producción.

Todos los países tenemos la preocupación por esa caída de ingresos, que afecta, incluso, hasta a las naciones con proyectos de petróleo de esquisto, cuyo método de fracking «representa un verdadero desastre ambiental al acabar con los recursos acuíferos y el ecosistema», advirtió.

Ramírez recordó que su país apuesta por el equilibrio del mercado, que requiere de suministros y de precios justos.

«No somos especuladores y estaremos durante los próximos 300 años de producción petrolera, debido a las inmensas reservas energéticas de Venezuela», enfatizó.

El Canciller denunció que existe mucha especulación en el mercado de hidrocarburos y recordó que no es la primera vez que sucede esta baja, «ni tampoco la primera que los países OPEP y no OPEP logramos recuperar el precio del petróleo».

Así lo dijimos en 2008, cuando esa organización implementó un recorte de cuatro millones de barriles diarios en su producción conjunta y pudimos levantar el precio de 35 a 100 dólares el barril, subrayó.

En opinión de Ramírez, los capitalistas tienen interés en afectar el comportamiento del mercado petrolero para frenar el desarrollo de las naciones productoras de recursos energéticos.

Existen fuertes factores de intencionalidad política para hacerles daño a Rusia, a Irán y, con ello, a los demás países productores como parte de una estrategia geopolítica, alertó el canciller venezolano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas