Hablan los hechos

Ven redes sociales vuelven más compleja vida partidaria del país

Una parte importante de usuarios utiliza las redes sociales para la interacción familiar, el mercadeo, la consolidación y ensanchamiento de las relaciones interpersonales, pero otra, probablemente mayoritaria, se sirve de esa novedosa herramienta de la tecnología para la intriga, el insulto, la desinformación y una infinidad de manifestaciones de las bajas pasiones humanas.

Por lo que se ve en el acontecer político dominicano, las redes sociales se le han ido de las manos a los partidos políticos, sustituyendo en un segmento significativo de la población el papel desempeñado por los medios de comunicación convencionales.

Al fenómeno se unen los llamados medios interactivos, foros abiertos para el debate sin ninguna censura de todo cuanto tiene que ver con la vida social y personal de la población.

Por algo los medios impresos, radiales y televisivos también están en las redes, con una presencia más dinámica que en sus versiones originales, debido a que allí las reacciones son instantáneas, con recepciones en los teléfonos celulares, prendas inseparables de la gente común.

De manera sorpresiva se ha convertido en un tema de primer orden para el trabajo político el mundo explosivo y beligerante que se expresa en Facebook, Twitter, Instagram y Yahoo, por solo citar algunas de las redes, con un índice cada vez mayor entre los jóvenes.

La última encuesta Enhogar ofrece unas estadísticas que debieran mover a reflexión sobre el revolucionario ingrediente de las redes de internet en la sociedad dominicana, si se observa el fenómeno desde que las mismas comenzaron a ser estudiadas como medios alternativos de comunicación.

Para el año 2005, sólo el 16.4 por ciento de la población tenía acceso a la Internet en República Dominicana. En el 2013, ocho años después, la población conectada a la red ascendió a un 46 por ciento, en tanto que para este 2015 las estadísticas reflejan un 50 por ciento.

Los esfuerzos que realizan los organismos responsables de las telecomunicaciones en todo el mundo procuran que la población total acceda a los servicios de Internet como medio de comunicación por excelencia, eliminando lo que se ha dado a conocer como “brecha digital”.

En el país la brecha digital cobra evidente magnitud dependiendo de la región donde reside la persona o por su situación socioeconómica. De acuerdo con el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel), el 52 por ciento de los habitantes de la zona urbana tiene acceso a la Internet mientras que en la rural es de apenas un 28 por ciento.

En un estudio del organismo se comprobó que el 20 por ciento de la población considerada con mayores niveles de pobreza, sólo un 1 por ciento estaba conectado a la red.

Pero también influyen los niveles educativos, resalta la investigación, debido a que mientras para muchos la brecha se explica en sus bajos ingresos económicos, en otras el factor determinante es la falta de habilidades para el uso de la computadora.

Situación política actual y redes sociales

Desde el pasado 19 de abril, cuando el Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) aprobó en votación dividida (23 a 11 con una abstención) procurar una reforma constitucional que reintroduzca la figura de la reelección consecutiva del Presidente de la República, en las redes sociales se han desarrollado campañas de desinformación desarrolladas por supuestos simpatizantes peledeístas que por los ataques injustificados a sus líderes, es fácil determinar qué se trata de enemigos furiosos del partido morado.

De la manera que trata de descalificar al ex presidente Leonel Fernández en una pretendida defensa al Presidente Danilo Medina, con el evidente propósito de crear una situación de división definitiva, lleva a la conclusión de que la acción proviene falsos simpatizantes del PLD, o de personas obnubiladas por la soberbia del poder.

Por la forma en que repiten expresiones estereotipadas, como ocurrió con la renuncia de los puestos gubernamentales de los dirigentes de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), se percibe que se trata de campañas dirigidas por gente que desconoce que las mismas se pueden convertir en boomerang.

La misma situación afecta a otras organizaciones políticas competidoras del PLD, pero eso podría ser tema para otros trabajos.

Una lección positiva que se cosecha del aluvión de maledicencias puestas a circular en las redes y entre los medios interactivos es que las mismas en nada han influido para cambiar las convicciones de las personas de principio, con adecuada formación ética y política, si se observa la actitud de los legisladores del PLD y aliados, que son los responsables de adoptar la actitud que entiendan conveniente sobre el proyecto de Reforma Constitucional.

Observadores entienden que si lo que buscaba la campaña era ablandar las posiciones contrarias a la reforma constitucional, lo que se evidencia es que las mismas se han mantenido incólumes, dejando como salida a la crisis que vive el partido fundado por Juan Bosch no sea otra que la del retiro del Congreso de dicho proyecto, como punto de partida para el consenso que ponga fin a la difícil situación.

Sin que se le resten méritos a la gestión gubernativa de logros incuestionables desarrollados por el Presidente Medina, lo que hasta ahora se ha visto con la iniciativa de reforma constitucional lo que ha cosechado es proyectar en la oposición el criterio de que la división del PLD es inminente, por lo que la unión de sus adversarios les dará un triunfo seguro en las elecciones del año entrante.

El temor generalizado, presente incluso en las mismas redes sociales y en los medios interactivos es que la crisis que vive el PLD por el proyecto de Reforma Constitucional se traslade a los sectores económicos y demás agentes sociales provocando una paralización en las actividades que perjudique a toda la nación.

Voces sensatas de la denominada sociedad civil, la Fundación Institucionalidad y Justicia, el Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, diversas entidades religiosas, junto a profesionales del Derecho, han clamado por la defensa a la Constitución del 2010, como forma de devolverle la tranquilidad al país.

Los defensores del respeto a la Constitución del 2010, que entre otras cosas prohíbe la reelección consecutiva de los presidentes de la República en ejercicio, es que la misma fue consensuada por todos los sectores del país antes de ser sometida al Congreso Nacional, lo que no ha ocurrido con el presente proyecto de reforma constitucional.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas