Internacionales

Quema de fósiles podría hacer desaparecer Londres, Nueva York y Tokío

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Las ciudades de Londres, Nueva York, Tokio y Hong Kong podrían quedar sumergidas bajo el mar si el mundo quema todas las reservas disponibles de combustibles fósiles, alertan en un informe ecologistas internacionales.

De acuerdo con datos científicos, las emisiones de dióxido de carbono emitidas por la quema de carbón, petróleo y gas podrían fomentar el calentamiento global hasta derretir todo el hielo de la Antártida, provocando la subida en hasta 60 metros del nivel del mar, inundando las casas de más de mil millones de personas en el planeta.

Según señala un grupo de investigadores en la revista Science Advances, la mayor parte de la atención en la capa de hielo de la Antártida ha estado en el oeste, donde la fusión es mucho más avanzada.

Si queremos mantener a ciudades como Tokio, Hong Kong, Shanghai, Calcuta, Hamburgo y Nueva York como futuro patrimonio, tenemos que evitar llegar a un punto crítico en la Antártida, advirtió el profesor Anders Levermann, del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático.
La científica Ricarda Winkelmann, del mismo organismo, señala que para detener el derretimiento de hielo de la Antártida es necesario mantener el carbón, el gas y el petróleo bajo tierra, pues el riesgo a largo plazo aumenta con cada décima de grado de calentamiento adicional.

Este calentamiento global implica el ascenso de la temperatura media del aire y los océanos, el derretimiento del hielo y la nieve, sequías extremas, alteración en los regímenes de precipitaciones y el incremento del nivel del mar, y otros daños a los ecosistemas marinos y terrestres, incluida la vida humana.

Esos rasgos del estado actual del clima mundial a mediano y corto plazos solo empeorarán si se mantienen los actuales niveles de emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera.

Ante esos efectos adversos del calentamiento de la Tierra, la humanidad busca concretar un acuerdo en la cumbre mundial sobre cambio climático de diciembre en París, con el objetivo de mantener el calentamiento del planeta en el límite de dos grados Celsius en comparación con la era preindustrial (1850).

últimas Noticias
Noticias Relacionadas