Opinión

Es innegable que los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana han transformado progresivamente el Estado dominicano de manera sistemática e integral, consolidando un Estado moderno, de carácter social y democrático de derecho que se traduce en una sostenible estabilidad del país, cambios que el pueblo y la sociedad dominicana reconocen y valoran en su justa dimensión.

Hoy República Dominicana cuenta con un nuevo Estado, con instituciones democráticas fortalecidas, un crecimiento económico sostenido, la modernización de la infraestructura nacional y la transformación del aparato productivo, lo que, en sentido general, se traduce en un estado de bienestar colectivo del que pocas naciones del hemisferio disfrutan en la actualidad. Los gobiernos del PLD constituyen un referente de estabilidad y gobernabilidad para la mayoría de las naciones del hemisferio y para muchos países en los cuales las crisis económicas están generando situaciones difíciles con cada vez más pobreza y mayor inestabilidad.

La economía dominicana se mantiene fuerte, en constante diversificación y crecimiento desde 2004, cuando retomó la senda perdida, habiendo pasado de un PIB de US$18, 000 millones de dólares en ese año, a más de US$66,000 millones en la actualidad, según lo destacó el Presidente Danilo Medina en su discurso de proclamación como Candidato Presidencial Peledeísta para un nuevo período de gobierno 2016-2020.

El Presidente Danilo Medina reveló además que de una tasa superior al 60% de la población que vivía en la pobreza y la miseria en el año 2004, “hoy los pobres e indigentes dominicanos son menos del 35 por ciento”, gracias a las políticas de inclusión de los gobiernos del PLD, que implementan programas como Progresando con Solidaridad y muchos otros en beneficio de las familias dominicanas menos favorecidas.

Hace casi 20 años, cuando por primera vez el PLD asume el poder, en términos de modernidad la República Dominicana era en el ámbito urbano muy diferente. Una imagen aérea de lo que era el desarrollo urbano para aquella época, en la capital de la República, por ejemplo; comparada con lo que nos muestra hoy, los grandes cambios de desarrollo y progreso que hemos experimentado son notables. Durante los gobiernos del PLD nuestro país ha experimentado transformaciones nunca antes logradas y que son el fruto de la visión clara de prosperidad que propician el crecimiento económico, el incentivo a la producción, el emprendedurismo y el desarrollo como medio de equidad social y mejoramiento de la calidad de vida.

Para apreciar parte de esa pujante modernidad bastaría con enumerar las grandes carreteras, túneles, puentes, elevados, las líneas del metro para el transporte colectivo y la mejoría el tránsito, los programas de viviendas, entre otros. Durante los últimos tres gobiernos del PLD han sido levantadas en todo el territorio nacional las más importantes obras viales, entre ellas la autopista corredor del Coral que junto a la autovía del Este completa 227 kilómetros, según lo destacaba el expresidente Leonel Fernández en calidad de principal protagonista de esas obras.

Fernández citaba además la carretera Baní-San Cristóbal, del 15 de Azua- San Juan de La Maguana, San Juan-Las Matas de Farfán; Las Matas de Farfán- Elías Piña y San Juan-Barahona; la Circunvalación de Santiago, ampliada a cuatro carriles desde Navarrete hasta Puerto Plata, la carretera San Francisco-Nagua, la culminación de los trabajos del Bulevar del Atlántico, así como las carreteras Casabito- Constanza, Jarabacoa-Río Constanza y las que se han levantado en el Distrito Nacional, entre otras.

En el aspecto educativo, además de la asignación del 4% del PIB para el sector educativo, se destacan el gobierno electrónico, los laboratorios tecnológicos en los centros educativos, el parque Cibernético y cientos de becas de grado y post grado para estudiar en una diversidad de centros de altos estudios especializados de Europa, EE.UU, Latinoamérica y República Dominicana. El programa de tandas extendidas en los centros educativos está en pleno desarrollo y el plan es completarlo el próximo año para beneficiar a todos los niños y niñas en edad escolar, según lo anunciara el Presidente Danilo Medina.

En términos políticos los cambios son por igual, extraordinarios, los cuales han convertido nuestra democracia, además de representativa, en participativa, en la cual, a la gente, en especial a los jóvenes y a las mujeres, se les da la oportunidad de hacer valer sus derechos sociales y constitucionales.

De ahí, los altos índices de aprobación del actual gobierno que le aseguran al Partido fundado por el profesor Juan Bosch la posibilidad de obtener otro rotundo triunfo en las próximas elecciones generales del año 2016, y poder continuar así reduciendo la enorme deuda social acumulada de más de un siglo y que representa la causa de la pobreza, la desigualdad y toda clase de inequidad social que ha venido padeciendo la población dominicana.

El profesor Juan Bosch, el más creativo y exitoso de los políticos dominicanos, fue premonitorio cuando dijo que si no llegaba a ver físicamente la transformación del país, esperaba verlo a través de sus ideas. Y nuestra aspiración es que algún día podamos expresar con orgullo peledeísta y dominicanista: “Misión cumplida, Profesor”.

Noticias Relacionadas