Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La Cámara de Representantes del Estados Unidos rechazó ayer una resolución de apoyo al acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, respaldado por la Casa Blanca y otras cinco potencias mundiales.

Por 269-162 votos, el proyecto fue desestimado en una casa legislativa donde dominan los republicanos, contrarios al pacto firmado en Viena hace dos meses por Teherán y el Grupo 5+1 (los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia-, más Alemania).

La mayoría de los demócratas apoyó la iniciativa -en coherencia con los objetivos del presidente Barack Obama-, aunque 25 legisladores de ese partido votaron esta vez junto a los republicanos, quienes dijeron «No» con la excepción del libertario Thomas Massie (Kentucky).

Si bien la votación contraria la política del Ejecutivo, no pone en peligro el trato internacional pues Obama cuenta en el Senado con respaldo suficiente -más de 41 curules- para impedir mediante tácticas obstruccionistas un debate final sobre este tema.

Así ocurrió este jueves, cuando los 58 votos -cuatro de ellos demócratas- acopiados por los republicanos no fueron suficientes para avanzar a votación sobre el entendimiento.

Dada esta situación, Obama se evitaría incluso ejercer su capacidad de veto sobre una eventual iniciativa aprobada en ambas cámaras legislativas y mantendría incólume lo que se considera su mayor logro en política exterior.

Luego de denegar este viernes la aprobación del acuerdo internacional, la Cámara baja sancionó por 247-186 votos un proyecto dirigido a evitar que Obama levante las sanciones económicas que pesan desde hace años sobre Irán (uno de los puntos centrales del texto suscrito en Viena).

Mientras el límite fijado para discutir el acuerdo se aproxima, los republicanos han prometido que insistirán en arrastrar a los demócratas a una votación sobre el mismo.

Todo será sobre Irán la semana que viene, advirtió la víspera el senador John Cornyn, el segundo republicano de mayor rango en la Cámara alta.

Los adversarios de Obama sostienen que el pacto no asegura que Irán no obtenga el arma nuclear y que, por tanto, ese país constituye una amenaza para la seguridad de Estados Unidos y de sus aliados, en particular, de Israel.

Por su parte, el mandatario estadounidense ha argumentado que el entendimiento -válido por 15 años- prohíbe explícitamente el desarrollo de armamento nuclear y ha insistido en que estipula inspecciones in situ de expertos internacionales.

Por tanto -según Obama- el trato permitirá conocer en el futuro las capacidades nucleares de la nación persa y otorgará legitimidad a próximas administraciones para impedir que Teherán consiga una bomba atómica.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas