Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La precandidata demócrata a las elecciones presidenciales estadounidenses, Hillary Clinton, insistió en que resulta innecesario pedir disculpas por el uso de una cuenta de correo electrónico personal para asuntos oficiales, mientras se desempeñaba como secretaria de Estado.

En una entrevista con The Associated Press durante un acto de campaña en Iowa, a propósito de la celebración del Día del Trabajo a nivel nacional, la exsenadora señaló que las persistentes dudas al respecto no han perjudicado su campaña.

Para nada. Aunque, sin duda, es una distracción, aseguró Clinton, que resulta favorita para agenciarse la candidatura demócrata a las elecciones presidenciales del próximo año.

Al igual que en semanas anteriores, insistió en que hubiera sido una «mejor elección» utilizar cuentas separadas para sus correos personales y de trabajo, pero que no por ello debe pedir disculpas.

Remarcó que lo que hizo «estaba permitido por el departamento de Estado. El departamento lo confirmó. No envié o recibí ninguna información confidencial».

También he intentado no solo asumir la responsabilidad, porque fue mi decisión, sino transparentar el asunto lo más posible, agregó.

En este sentido, se refirió a la entrega a las autoridades de unas 55 mil páginas con el contenido de su correos electrónicos durante su gestión al frente del departamento de Estado (2009-2013), para que sean requisados, mientras reafirmó que comparecerá en el Congreso el próximo 22 de octubre para dilucidar el asunto.

El fantasma del uso de un servidor privado para enviar correos electrónicos durante su gestión al frente de la diplomacia estadounidense es caldo de cultivo para las críticas republicanas que tratan de erosionar su marcado favoritismo para llegar a la Casa Blanca en 2016.

Mientras tanto, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) prosigue una investigación para determinar si hay elementos que la incriminen, un objetivo que persiguen sus opositores republicanos, acusados desde hace varios meses por tratar de politizar el asunto.

Recientes encuestas reflejan una mella en el otrora aplastante favoritismo de la exprimera dama, mientras que su principal contrincante por la nominación demócrata, el senador independiente por Vermont, Bernie Sanders, exhibe un alza en el número de seguidores.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas