Ciencia y Tecnología

El Director Global del Programa de Telecomunicaciones y Banda Ancha de Intel Corporation, afirmó que los países de América Latina y el Caribe tienen que “acelerar el paso” en el desarrollo de la banda ancha, realizar inversiones que se estiman entre los 300 a 700 billones de dólares anuales, a fin de adecuarse a los 50 mil millones de dispositivos que estarán conectados a internet en el mundo, en fecha tan cercana como el año 2020.

Luis Marín H. dijo que Latinoamérica como parte de un todo ha estado avanzando de manera creciente en los últimos años, “sin embargo, todavía queda una gran mayoría de los países y de las personas que tienen el desafío de ponerse al día”.

Manifestó que “el crecimiento de la tecnología va a llegar a niveles increíbles en fecha tan cercana como el año 2020”, agregando que “hoy día hay alrededor de 15 mil a 17 mil millones de dispositivos conectados a internet, en el año 2020 las estimaciones es que va a ver más de 50 mil millones de dispositivos conectados a internet”.

Consideró que este nivel de conectividad “es una tremenda oportunidad” para América Latina y el Caribe, en razón de que “estamos hablando de siete dispositivos por persona en el mundo, cuando probablemente los países desarrollados van a estar cerca de los diez o de los doce dispositivos”.

Apuntó que no obstante, lo importante es que “América Latina no puede quedarse atrás con esta nueva revolución y tiene la gran oportunidad de liderar y generar innovación y crecimiento precisamente usando tecnologías de información sobre todo en los casos de las personas de más bajos ingresos”.

Inversiones y barreras

El alto ejecutivo de Intel Corporation señaló que la banda ancha requiere de diferentes inversiones, pero que también “hay una serie de diferentes barreras que los países de la región tienen que superar”.

Marín H. explicó que, por una parte está todo lo relacionado con infraestructura, cobertura; y la segunda, y que es muy importante, está relacionada con las personas, con la alfabetización digital, que valoren y conozcan las potencialidades que tienen; mientras que la tercera está relacionada con contenidos, donde los gobiernos tienen la posibilidad de generar una gran cantidad de aplicaciones y servicios en beneficio de las poblaciones y las economías.

Sostuvo que el cuarto reto, “uno de los más críticos que existe hoy día en América Latina o el más rápido de poder desarrollar es el tema de accesibilidad desde el punto de vista económico, sobre todo para las personas de bajos ingresos”.

Deploró que mientras “las personas de altos ingresos tienen niveles de acceso similares a los que se registran en los países desarrollados, niveles de penetración de cerca de 70, 80 y 90 por ciento en cada uno de los países (de América Latina y el Caribe); sin embargo, el resto de la población, sobre todo las de más bajos ingresos, estamos hablando de niveles bajísimos, están muy cerca del uno o dos por ciento”.

“Esa inequidad es uno de los grandes desafíos para hacer la cuantificación de cuánto es lo que se requiere en términos de inversiones en la región”, enfatizó.

Indicó que hay diferentes modalidades de inversiones, aunque entiende que se deberían invertir alrededor de los 300 a 700 billones de dólares anuales”.

Marín H. se preguntó de dónde viene ese dinero, y consideró que “debería venir de una acción conjunta entre el sector privado, el gobierno, pero también de lo que significan las personas”.

Expresó que “en esa asociatividad es donde podemos realmente llegar, impactar y tener los beneficios que ya algunos países como Panamá, Colombia y otros en América Latina están percibiendo de los impulsos que han desarrollado en la banda ancha”.

“El gran desafío es que el resto de los países de las Américas aprenda esas lecciones y sean capaces de implementarlas lo antes posible”, acentuó el Director Global de Intel Corporation.

Expuso que “la gran recomendación o reflexión que tiene para la región es que hay acelerar el paso y hacer que esto sea cada vez más rápido y cuando hablamos de rapidez, hablamos de llegar a las personas, no solo de infraestructura, no solo de contenidos”.

Razonó que se llega a las personas “cuando llegamos a los hogares y las personas desde sus hogares pueden estar conectadas usando diferentes dispositivos dentro de los cuales la computadora obviamente es la herramienta más deseada.

Reflexión sobre banda ancha

Marín H. planteó que la banda ancha tiene que dejar de ser un tema simplemente tecnológico y ser un tema político, social y económico en la región.

Significó que cuando la banda ancha “forme parte de la agenda de nuestros gobiernos, cuando forme parte de la agenda política, es cuando vemos que las prioridades de país se tratan de resolver utilizando o apoyada con tecnologías”.

Entiende que si en un país “la prioridad es pobreza, lo que debe hacer una agenda digital es, desde el punto de vista del uso de la tecnología, desarrollar iniciativas sobre cómo ayudamos a superar la pobreza.

Igualmente, si en algunos países lo prioritario digamos puede ser el crecimiento económico, establecer entonces “cómo ayudamos a que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) bien utilizadas pueden generar crecimiento económico y sobre todo en lo que significa la base de la pirámide”.

“Y cuando hablamos en nuestros países sobre temas de seguridad, de corrupción, de paz, el tema de la banda ancha y la tecnología de la información desde el gobierno tienen que convertirse en una herramienta que política, social y económicamente debería apoyar para los objetivos de país”, significó.

“Y allí es donde el sentido de urgencia es muy importante. Los gobiernos no duran 20 años, un presidente se cambia cada cuatro, máximo seis años, se está renovando; por tanto, la gran responsabilidad de los ministros de telecomunicaciones, de los ministros de tecnologías es cómo hacer que los programas sobre todo lleguen a la gente y lleguen lo más rápido que se pueda”.

Urgió que “cómo no podemos tener que seguir esperando para que el mercado logre penetrar simplemente a segmentos más bajos porque eso es un terreno muy lento para poder llegar, sobre todo en los segmentos de bajos ingresos, la gran recomendación o reflexión es que tenemos que acelerar el paso y hacer que esto sea cada vez más rápido” en toda América Latina y el Caribe.

Marín H., chileno radicado en Estados Unidos, habló al término del “II Foro BID Corea sobre Banda Ancha en América Latina y el Caribe, celebrado en el hotel Hard Rock, de Punta Cana, provincia La Altagracia.

Acerca del Foro, Marín H. comentó que “Este tiene unas características únicas que hacen posible que los principales actores y gatilladores de las políticas públicas en telecomunicaciones y en banda ancha relacionándola con tecnologías puedan, por una parte, conocer las actividades que se realizan en otros países, pero también lograr potenciarlas en sus propios países, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo y con grandes experiencias como la de Corea”.

“Esta es una instancia única porque permite no tan solo poder conversar de lo que cada uno está haciendo, sino poder también iluminar los grandes desafíos que tiene de manera particular Latinoamérica”, significó.

Precisó que “la tecnología como bien lo dijo el director del BID, ya no es un área más dentro del desarrollo económico sino que es la parte central, el corazón del desarrollo económico de los países, son las carreteras que mueven los capitales, los fondos y el desarrollo económico y por eso debe estar no tan solo en la parte económica sino también en la agenda pública, llegando para que más personas puedan tener acceso a las tecnologías de la información y potencial crecimiento de nuestros países”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas