Internacionales

Ginebra, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El suicidio es un fenómeno que afecta a todas las regiones del mundo, con más de 800 mil personas que se quitan la vida anualmente mientras muchas más intentan hacerlo, advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según datos de la OMS, el 75 por ciento de todos los suicidios se produce en países de ingresos bajos y medianos. La ingestión de plaguicidas, el ahorcamiento y las armas de fuego son algunos de los métodos más comunes de suicidio en todo el mundo.

Si bien el vínculo entre suicidio y trastornos mentales, en particular los relacionados con la depresión y el consumo de alcohol, está bien documentado en países de altos ingresos, muchos se producen impulsivamente en momentos de crisis que menoscaban la capacidad para afrontar las tensiones de la vida.

Entre ellos la OMS cita los problemas financieros, las rupturas de relaciones o los dolores y enfermedades crónicos.

Además, las experiencias relacionadas con conflictos, desastres, violencia, abusos, pérdidas y sensación de aislamiento están estrechamente ligadas a conductas suicidas.

Las tasas de suicidio también son elevadas entre los grupos vulnerables objeto de discriminación, como los refugiados y migrantes; las comunidades indígenas; personas lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, intersexuales; y los reclusos.

Se estima que alrededor del 30 por ciento de los suicidios se cometen por autointoxicación con plaguicidas, y la mayoría tiene lugar en zonas rurales agrícolas de países de ingresos bajos y medianos. Otros métodos comunes de este tipo de muertes son el ahorcamiento y las armas de fuego.

El suicidio es un problema complejo y las actividades de prevención exigen coordinación y colaboración de múltiples sectores de la sociedad, incluidos salud, educación, trabajo, agricultura, comercio, justicia, derecho, defensa, política y medios de comunicación.

Actualmente, pocos países incluyen la prevención del suicidio entre sus prioridades sanitarias, y sólo 28 naciones cuentan con una estrategia nacional de prevención.

En el Plan de acción sobre salud mental 2013-2020 los estados miembros de la OMS se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir las tasas nacionales de suicidios en un 10 por ciento para 2020.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas