Opinión

Si queremos ubicar el nacimiento y desarrollou del concepto de Nación, debemos remitirnos a solo dos siglos, mediados del XVIII y, sobre todo, los cambiantes años del siglo XIX, que es cuando tienen lugar las revoluciones liberales, el espacio histórico donde se consolida y construye los elementos que lo identifican hasta nuestros días.

Históricamente la Nación puede definirse, como el conjunto de ciudadanos que forman una comunidad política, y los hechos históricos que le dan inicio son, la Revolución Americana de 1776 y, sobre todo la Revolución Francesa de 1789, que es la que otorga la primacía al concepto de ciudadanía, y es la Asamblea Nacional francesa la que acuña el termino, consolidado después con la transformación política y económica que surge de la revolución burguesa en todo el siglo XIX y las guerras mundiales en el siglo XX.

En su desarrollo el concepto Nación se vincula a la idea de soberanía nacional, es decir, habla de un conjunto de ciudadanos que toman decisiones políticas sobre un territorio sin intervención de nadie que no sea parte del colectivo, es imposible plantearse la existencia de una nación sin que al mismo tiempo exista un territorio soberano.

Pero ademas la nación en su sentido moderno surge a la par que el concepto Pueblo, ya en la declaración de independencia de los Estados Unidos su Constitución Nacional se inicia con las palabras ¨Nosotros el Pueblo¨.

Esto de Pueblo es una idea que desde el punto de vista lógico y racional es muy difícil de explicar, ya que por su amplitud incluye elementos culturales y lingüisticos, como muy bien explicaron los iluminístas alemanes que fueron quienes lo desarrollaron, e incluye una intima relación entre el lenguaje hablado y un cultura e historia comunes a grupos humanos que en muchos casos estaban disgregados.

Es decir, de un concepto con alto contenido político como Nación, vinculado a la soberanía territorial, derivamos a temas culturales, sociales, comunidad de pasado y presente, lengua y creencias comunes que describirían la concepción de lo que es un Pueblo que habita una Nación.

Estos términos no son sinónimos de Estado, ya que este se refiere a la organización jurídica del territorio que constituye una Nación y es el lugar donde habita soberanamente el Pueblo.

Para que haya un Pueblo, debe existir un espíritu común, cuyo depositario principal es la lengua, ya que a través de ella se expresan los elementos de pasado vinculantes a un grupo determinado de personas, este concepto se desarrolla principalmente en Alemania y está desligado de cualquier tipo de vinculación con la organización política, que es posterior, de ese conjunto de personas que hablan una lengua común.

Todos estos conceptos, muy usados y poco comprendidos, se desarrollan en paralelo, aunque por la intima relación que poseen son inseparables, es decir, uno depende del otro.

Para que exista una Nación debe existir un Pueblo y podría organizarse en un territorio como Estado, si no lo hace, la tendencia será a hacerlo.

El mejor ejemplo de como se desarrollan en paralelo todos estos conceptos, cuya intima relación, es la evolución de Sacro Imperio Romano, que después de la derrota en 1807 por parte de Napoleón, se organiza los Estados del Rin que se unen alrededor de la lengua alemana y a su vez se convierten en una potencia industrial y militar en el centro de Europa.

Son los que serian posteriormente alemanes, quienes se organizan como prusianos, con un sistema escolar que elimina rápidamente el analfabetismo para integrar a los germano hablantes en un sistema de creencias comunes a través de la lengua.

Esto trajo como consecuencia un fuerte desarrollo económico y social con la expansión del ferrocarril y la creación de una fuerte corriente ideológica llamada Nacionalismo, que a su vez conduce a la creación del servicio militar obligatorio universal, que es una de las características que abre el camino desde la antigua Prusia hasta la creación de la Alemania moderna.

Ahora, este concepto de Nacionalismo está vinculado al historicismo, es decir, la búsqueda de raíces comunes en el pasado que den sentido a la unidad de un grupo de ciudadanos sobre el hilo conductor de esos elementos históricos, sean o no comprobables, por eso hablamos de historicismo y no de historia.

Para que exista el Nacionalismo deben existir ciertos elementos consustanciales a la creación de esa idea, primero debe haber un momento identificable en que surge la nación como parte de hechos históricos donde la heroicidad de sus actores, como ejemplo de amor y sacrificio, es lo principal.

Cuando las naciones pasan por momentos de decadencia y peligros que son motivos motivos de preocupación para su existencia, surgen entonces grupos que amparados en esa historia común y teniendo como elementos de empuje los momentos históricos de gloria, especialmente los fundacionales, asumen la bandera de la defensa de lo que representa la Nación como concepto teórico y son llamados Nacionalistas.

El discurso nacionalista es fácilmente asumible en periodos de crisis, ya que está conformado por elementos que son parte del conocimiento de los que conforman los pueblos a través del uso del lenguaje e historia comunes.
Ahora, el Nacionalismo es también un elemento importante para la organización del Estado como concepto jurídico, ya que sentirse perteneciente a una misma Nación por encima de diferencias sociales o de clase, es parte de la cohesión interna que permite los gobiernos y la obediencia a las leyes en un proceso continuo de cambio, donde el Estado, va extendiendo su dominio sobre los diversos sectores de la población.

Es por esto que la pertenencia a la Patria común, ayuda a disminuir las tensiones entre las clases sociales que componen una Nación, inclusive en ciertos momentos de la historia, ser desobediente a las leyes podría considerare como una traición a esa misma Patria.

En forma muy resumida aquí se encuentran los elementos conceptuales que dan sentido a los términos Pueblo, Nación, Patria y Estado, ademas de la acción o sentimiento llamada Nacionalismo.

Ubicar cada una de estas definiciones teóricas en la realidad actual de la República Dominicana, frente a los retos que tenemos en el presente y futuro como Estado Nacional que es habitado por el Pueblo Dominicano, creemos que es muy importante para entendernos a nosotros mismos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas