Documentos

Roma.- En ocasión de conmemorarse este jueves el Día Internacional del Café, el hecho de que cada vez se consuma más en el mundo puede servir para ayudar a reducir la pobreza en los países en desarrollo donde se produce, según la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La organización consideró que en un contexto en el que las clases medias de los países en desarrollo están aumentando y también sus ingresos, hace que puedan permitirse consumir esa bebida.

La FAO llamó la atención sobre cómo la producción y el procesamiento de café han permitido a un mayor número de pequeños agricultores escapar de la pobreza y cómo la adaptación de nuevas tecnologías y la mejora de variedades han aumentado la calidad de los granos. La producción anual ha alcanzado casi nueve millones de toneladas, un millón más que hace una década.

Este aumento de la demanda representa nuevas oportunidades para los pequeños agricultores, que producen la mayor parte del café.

Según la FAO, se calcula que entre los mayores productores sigue habiendo países en los que más del 10 % de su población vive con menos de 1,25 dólares al día, considerado el umbral de pobreza extrema.

Actualmente más de 70 países producen café, entre los que destacan Brasil, Vietnam, Indonesia y Colombia.

Entre las variedades de café, el de tipo arábica concentra el 60 % de la producción, mientras que el de robusta -de menor calidad y precio- representa el 40 % restante.

No obstante este último tipo de café se está posicionando como la opción favorita en países en desarrollo como China e Indonesia, según esas estadísticas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas