Internacionales

Berlín, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La Eurozona crecerá en apenas 1,5 por ciento este año debido a la caída en los precios del petróleo y su política de flexibilización monetaria, informó una encuesta especializada del Banco Central Europeo (BCE).

El organismo monetario prevé que la economía del conjunto de naciones se expanda un 1,7 por ciento en 2016 y un 1,8 por ciento al año siguiente.

Los expertos incluidos en el sondeo consideran que la inflación entre los 19 usuarios del euro apenas avanzará (un 0,1 por ciento) en 2015 debido a la crisis financiera de China, la recesión brasileña y la debacle en el valor comercial del crudo.

El documento prevé que el índice de precios al consumo (IPC) alcance el uno por ciento el año próximo y 1,5 en 2017 en el conjunto.

Según el texto solo dentro de cinco años el IPC en la zona euro volverá a situarse en el entorno del dos por ciento, el objetivo a largo plazo del banco grupal, cuyo único mandato es mantener la estabilidad de los precios.

Recientemente el presidente del organismo, Mario Draghi, manifestó su disposición por ampliar el programa adquisitivo de bonos para apoyar el desarrollo de los importes en el mercado.

La política de flexibilización monetaria implementada por el BCE a inicios del 2015 consiste en la inyección de un billón (millón de millones) de euros a las finanzas del bloque en un programa de compra de bonos para reanimar la economía y evitar la deflación.

Desde marzo, la entidad despliega un programa para adquirir 60 mil millones de euros en bonos corporativos y soberanos cada mes por al menos un año y medio.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas