Internacionales

París, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) El presidente francés, François Hollande, y la canciller alemana, Ángela Merkel, expresaron ayer que ha habido progresos desde los acuerdos de Minsk-2 sobre Ucrania de febrero pasado.

Durante una conferencia de prensa conjunta al término de una reunión de alto nivel del llamado formato de Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania), Hollande apuntó que evaluaron lo pactado en torno a un conflicto duro y dramático y añadió que el cese el fuego es respetado.

Detalló que se acordó que las elecciones locales en Ucrania, previstas para el próximo 18 de octubre, se retrasarán hasta que el país se dote de una nueva ley electoral.

También convinieron que un grupo tripartito trabaje en una nueva ley electoral que sea «incontestable», lo que hace imposible celebrar los comicios en la fecha prevista.

Por su parte, Merkel puntualizó que aunque queda trabajo por hacer, en la reunión se trataron algunos temas de manera muy precisa.

Hemos logrado acordar cuestiones sobre la retirada de armamento pesado. Hay esperanza en el progreso, estamos avanzando los unos hacia los otros, opinó.

A su juicio, la tregua que reina en Ucrania desde el pasado 1 de septiembre es una señal muy importante desde el punto de vista de la seguridad de la gente, pero se ha tenido que llevar a cabo un camino un poco más largo de lo esperado para lograrlo.

Si miramos la situación que reinaba cuando comenzamos a reunirnos en el formato de Normandía, aunque la solución todavía no ha sido hallada, hay muchas menos víctimas subrayó.
En el encuentro participaron además los mandatarios de Ucrania y Rusia, Petro Poroshenko y Vladimir Putin, respectivamente.

Putin aseguró el 28 de septiembre último ante el plenario de la Asamblea General de Naciones Unidas, que ningún armamento garantizará la integridad territorial de Ucrania sin la completa implementación de los acuerdos de Minsk-2.

Solo a través del completo cumplimiento por todas las partes de los entendimientos pactados en la capital de Belarús el 12 de febrero de 2015, podremos finalizar la matanza y encontrar una vía para lograr la paz, remarcó. El jefe de Estado ruso insistió en la necesidad de renunciar a las amenazas, la fuerza de las armas y alcanzar una genuina consideración de los intereses y derechos de la población del Donbass (sureste de Ucrania) con respecto a su elección.

El conflicto en el este ucraniano ya ocasionó miles de muertes, heridos y desplazados.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas