Internacionales

París, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) Miles de trabajadores de la aerolínea Air France se concentraron el jueves frente a la Asamblea Nacional francesa en rechazo a la eliminación de cerca de tres mil puestos anunciados por la compañía.

Varios de los manifestantes dijeron a Prensa Latina que los anuncios reflejan la violencia social existente y el plan de austeridad preparado en el seno de la empresa.

También se pronunciaron contra las sanciones impuestas a cinco de sus compañeros, quienes serán juzgados próximamente por los incidentes violentos ocurridos a principios de este mes mientras protestaban contra las plazas amenazadas.

Los empleados, que serán procesados por actos de violencia en grupo, fueron apartados como medida cautelar y privados de pago, una decisión de la que se les informó a través de una carta, acorde con la información divulgada por algunas fuentes sindicales.

Mientras eso ocurría este jueves frente a la Asamblea, un Comité Central de la aerolínea reunía a la dirección y los sindicatos, bajo protección policial.

La única cifra que ha sido confirmada es que las partidas que planeamos para 2016 son voluntarias y conciernen a mil puestos, apuntó el presidente de la compañía, Frédéric Gagey.

La situación había comenzado a complicarse desde principios de octubre cuando la aerolínea, en la que el Estado galo posee el 17,6 por ciento del capital, dio a conocer que podría recortar dos mil 900 empleos entre 2016 y 2017, anuncio que coincidió con una jornada de huelga convocada por los sindicatos.

La cifra había circulado por los medios de prensa tras el fracaso de las negociaciones entre la dirección de la empresa y los sindicatos de pilotos.

Con el alegado objetivo de aumentar la productividad, Air France propuso a los pilotos aumentar su tiempo de vuelo un centenar de horas al año por el mismo salario.

La propuesta fue rechazada por los trabajadores quienes además argumentaron que sus condiciones son peores que las de otros colegas de aerolíneas como Swiss Air y British Airways.

El gobierno calificó de inaceptables los incidentes violentos, y llamó a recuperar las negociaciones y a que los pilotos hagan concesiones.

Por su parte, el Partido Comunista Francés expresó mediante un comunicado que los empleados son tratados como criminales, y demandó al Ejecutivo actuar concretamente en aras de buscar soluciones alternativas a los despidos.
El nuevo plan de reestructuración anunciado se suma a otro que entre 2012 y 2014 suprimió cinco mil 500 puestos.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas