Internacionales

Washington, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La quema de cinco iglesias a las que asisten feligreses afros en áreas cercanas a Ferguson, Misouri, en los últimos 10 días marcan la más reciente oleada de violencia racista en Estados Unidos, señalan medios de prensa.

Citado por la televisora Fox 2, el capitán del Departamento de Bomberos de San Luis, Garon Mosby, dijo que algunos de los fuegos fueron intencionales.

A diferencia de la última ola de incendios en esos recintos este verano en el que el clima jugó un papel en algunos, los últimos parecen ser obra de pirómanos, indicaron autoridades.

Esta ola de incendios de iglesias ocurre en el norte de San Luis, cerca de Ferguson, donde las tensiones raciales son particularmente altas desde el tiroteo de agosto de 2014 en el que fue asesinado por la policía el afroestadounidense Michael Brown.

El departamento de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego investiga los hechos que se iniciaron el 8 de octubre en la Iglesia Confesional Bethel, seguidos por la quema entre el 10 y 14 de octubre, de los locales de la Nueva Northside Missionary Baptist Church, la Iglesia Católica de San Agustín, la Iglesia del Nuevo Testamento de Cristo y la New Life Missionary Baptist Church.

Según las autoridades luego de la masacre de nueve personas en la Iglesia Emanuel, en Charleston, Carolina del Sur, pirómanos racistas desencadenaron una ola de siniestros contra centros religiosos negros en Florida, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Tennessee.

De acuerdo con organizaciones comunitarias la destrucción de las iglesias negras y el activismo es una táctica muy popular entre los grupos de odio.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas