Internacionales

Quito, (Ser) El canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, declaró que la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) insistirá en la adopción de un acuerdo jurídicamente vinculante en la próxima cumbre del cambio climático.

Queremos un nuevo Kyoto, aseveró el jefe de la diplomacia ecuatoriana ante varios cancilleres y ministros de Ambiente de los 33 países de la Celac que este viernes fijarán la posición que llevará el bloque regional a la vigesimoprimera Conferencia de las Partes (COP21), a celebrarse en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre próximos.

Patiño recordó que el llamado Protocolo de Kyoto, firmado en 1997, solo buscaba reducir hasta 2012 el cinco por ciento de las emisiones relativas al año 1990, y fracasó rotundamente.

Después negociamos un segundo periodo de reducciones hasta 2020, acordado en Suráfrica (en 2011), y que hasta el día de hoy no ha entrado en vigencia, refirió.

De acuerdo con el canciller ecuatoriano, ante esas circunstancias los países de la Celac tienen el encargo de llevar a la COP21 una propuesta fuerte, que ratifique, dijo, el compromiso de los pueblos de la región de defender la plena aplicación del Convención Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

Nuestra obligación moral y ética es construir una plataforma de acuerdos que nos permita que en la capital francesa se escuchen y se valoren los argumentos y denuncias de una de las regiones con mayor diversidad natural y cultural del mundo, advirtió Patiño.

Al respecto, remarcó que en América Latina y el Caribe se producen servicios ambientales de enorme valor estratégico, y se provoca apenas el nueve por ciento del total de emisiones de dióxido de carbono en la atmosfera planetaria.

La Celac debe enfrentar también el problema del cambo climático como una de las aristas de la crisis del modelo global que nos ha sido impuesto, acotó el diplomático ecuatoriano, cuyo gobierno ocupa actualmente la presidencia pro tempore de la organización integracionista.

Patiño también rechazó que los principales causantes históricos de la depredación ambiental, leáse los países desarrollados, pretendan endosarle su responsabilidad al mundo en vía de desarrollo, sobre todo, recalcó, cuando ello implica atentar contra la necesidad de avanzar en la erradicación de la pobreza.

Nosotros que representamos a gobiernos que luchan por cambiar la vieja y perversa correlación de fuerzas políticas en nuestros países, debemos afrontar la gigantesca tarea de reducir la crisis ambiental denunciando la responsabilidad del que contamina, exhortó el funcionario ecuatoriano.

A su turno, la ministra de Ambiente de Ecuador, Lorena Tapia, señaló que la propuesta regional a la COP21 debe tener en cuenta el concepto de urgencia que reviste el tema, y la necesidad de que se haga justicia climática paraqué los países desarrollados compensen los esfuerzos que realiza el mundo subdesarrollado para reducir las emisiones de los llamados gases de efecto invernadero.

En breves declaraciones a la prensa, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, refrendó la necesidad de que la Celac llegue a Paris con una posición uniforme.

Nos estamos jugando el futuro de la especie humana, el futuro del planeta, aseguró Rodríguez, quien denunció que el modelo desarrollista impulsado por el capitalismo ha comprometido la existencia de la humanidad.

De acuerdo con fuentes de la cancillería ecuatoriana, al concluir la reunión que se desarrolla a puertas cerradas en la sede la Unión de Naciones Suramericanas, a unos 15 kilómetros al norte de Quito, se emitirá un comunicado con la posición común de la Celac de cara a la COP21.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas