Internacionales

Buenos Aires, (Servicios especiales de Vanguardia del Pueblo) La tensión aumenta en la campaña electoral argentina desde que el candidato por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, decidió alertar sobre los males que sufriría el país bajo un eventual gobierno neoliberal de su rival conservador.

Mauricio Macri, aspirante por Cambiemos, sigue expresando molestia por el enfoque de Scioli de resaltar las medidas que el político de la alianza de derecha tiene bajo la manga y que implementaría de llegar a la Casa Rosada.

«El oficialismo despliega ahora una estrategia oscura de llenar de miedo a la población», se quejó Macri, quien ayer estuvo haciendo proselitismo por la norteña provincia de Formosa y agregó: Se suponía que Daniel Scioli era una buena persona. Me duele que lidere una campaña del miedo y se le está yendo la mano. A ello, el candidato del FpV replicó que «no se trata de infundir miedo, sino de sentido común», recalcó, y sostuvo que «el camino del ajuste lo propone la alianza (Cambiemos), cuando dicen que van a dejar la economía al libre mercado».

«Veo una reacción colectiva. El país quiere un cambio superador. No quiere ir para atrás y volver a empezar», aseveró el candidato de cara al 22 de noviembre, cuando se decida en segunda vuelta quién ocupara la Presidencia para los próximos cuatro años.

Para el analista político Werner Pertot, el temor del macrismo estriba en que esta «campaña del miedo», como la llaman, impacte sobre el electorado de Sergio Massa, el postulado por la coalición Una Nueva Alternativa, quien quedó en tercer lugar y fuera de la segunda vuelta.

Pertot señala en un artículo para Página 12 que entre los votantes que acompañaron a Massa hay un fuerte componente peronista y podría tener una lectura de rechazo al candidato de la derecha porteña.

Eso, sobre todo, luego de que María Eugenia Vidal, de Cambiemos, ganara la Gobernación de la provincia de Buenos Aires, por lo que la victoria de Macri le aseguraría tres gobiernos al mismo espacio, pues ya controlan el de la Capital Federal.

Por otro lado, la Cámara Nacional Electoral difundió anoche los datos finales del escrutinio oficial que le dio a Scioli más de 300 mil votos de los que le adjudicaron en el conteo provisorio en las elecciones del 25 de octubre.
El candidato del FpV terminó finalmente con nueve millones 338 mil 449 sufragios para 37,08 por ciento, mientras Macri consiguió ocho millones 681 mil 63 que le da 34,15 por ciento.

Pero para la segunda vuelta del domingo 22 hay que ver cómo se inclinan los cinco millones 386 mil 965 votantes que favorecieron a Massa, sobre lo cual hay por estos días muchas especulaciones.

Mientras, espacios y organizaciones políticas comienzan a fijar postura en la campaña; el Partido Comunista Argentino ya definió que apoyará al candidato el FpV, e igualmente hizo el bloque de izquierda Patria Grande.

El líder de la Central de Trabajadores de Argentina (Autónoma), Pablo Michelli, un febril opositor a la presidenta Cristina Fernández, si bien no precisó un respaldo a Scioli, afirmó que «ningún compañero de su espacio votará a Cambiemos».

últimas Noticias
Noticias Relacionadas